Lecciones virales

Somos una generación que frecuentemente busca la aprobación de los otros, una generación que no solo expone su propios gustos, intereses, fotos y demás, también la de nuestros hijos, el tema no es ese,  me pregunto; ¿Con qué derecho exhibimos de forma negativa a nuestros hijos? Porque vaya, entiendo que hay papás orgullosos que les gusta compartir logros, pero, ¿De dónde salieron esos padres que exponen a humillaciones virtuales? ¡Se ha vuelto una moda!

Basta un poco de sentido común para entender que algo que se cuelga a la red de forma pública, y se viraliza, se pierde por completo de control. Jamás, jamás se podrá recuperar y borrar, alguien puede descargar esas fotos, esos vídeos y el niño quedará expuesto a la opinión pública de por vida.  En realidad esos padres están en busca de aplausos, aprobación y el título de padre ejemplar, someten a sus hijos a humillaciones públicas y los obligan a dejar el anonimato con tal de no solo darle una supuesta lección a ellos, pretenden aleccionar a todo aquel que le llegue el mensaje.  

Tengo noticias; a ese niño mal criado, lo mal criaron sus propios padres. Si un niño hace bullying y creen que hacerlo correr debajo de la lluvia es una lección, lamento decirles que no lo es, se ataca el “problema” de forma poco asertiva y no de raíz. Si una niña no valora lo que tiene y la llevan a vender chicles para que aprenda, me apena decir que no sólo la exponen a ella, también los padres se evidencian como personas incapaces para criar.

En realidad estas personas exponen a sus hijos para que el resto de las personas en la red aplaudan sus actos. Con un poco de lógica podemos concluir que los únicos culpables de los malos comportamientos de nuestros hijos, somos los padres, somos los responsables de su educación, los niños no se crían solos.

En lugar de buscar  aprobación en las redes,  que se tomen el tiempo de educar como sus hijos merecen. Se ha vuelto tan común ver vídeos donde algunos padres intentan darse “baños de gloria” dando una “disque” lección, graban vídeos explicando sus razones, suben fotos asegurando que sus hijos lo merecían y argumentan que no es maltrato, es un escarmiento, malas noticias: cualquier conducta que termine siendo humillante para el niño es maltrato. Si en realidad quieres darle una lección a tu hijo hazlo en privado, sin humillarlo y sobre todo haciendo consciente que cualquier mala conducta de ellos, tú la enseñaste, tú la permitiste y es tu responsabilidad enmendarlo. 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *