Deje de ser fanatica de la crianza respetuosa

Tengo semanas dándole vueltas a mi postura ante la crianza respetuosa, lo que últimamente me hace ruido es algunos expertos y seguidores del tema. Hace días una persona a la cual admiraba dejo de vibrar para mi. Siempre he sido consciente de que algunos voceros del tema son totalmente inflexibles, no ven más allá de su postura radical y de su arrogancia, lo sabía y haciendo a un lado esa peculiaridad me seguían pareciendo grandes expertos, pero de un tiempo acá empecé a ser más observadora y sensible a la cantidad de juicios que acompañan sus discursos. Hace días estaba empezando a ver un live donde el personaje al que solía admirar, hablaría de algo que me parecía interesante, previo a explicar el tema aventó un juicio tremendo y me di cuenta que no era la primera vez, que solo los había pasado por alto, entendí que para algunos voceros solo hay una forma valida de hacer las cosas: la de ellos.

Dentro de toda  mi reflexión del tema caí en cuenta que en la mayoría de los casos el discurso de la crianza respetuosa se enfoca a los niños y coincido en la importancia de cuidar la salud mental de la infancia pero ¿Dónde quedan los padres? Siempre se habla del auto cuidado como parte de la crianza consciente pero el discurso siempre se centra en anular la mayoría de nuestras necesidades como madres, al menos muchos de los mensajes que se lanzan van dirigidos a que sobre todo, están las necesidades de ellos, dejando de lado que una madre contenida y comprendida, cría de forma más amorosa y respetuosa. Por supuesto que no generalizo, hay voceros que entienden todo el entorno y otros a pesar de saber la importancia de esto, lo hacen a un lado cuando lanzan reflexiones cargadas de juicios y no hay nada que me asquee más que los juicios emitidos desde el privilegio y la soberbia. 

Por otro lado están las seguidoras de la crianza respetuosa, aclaró de nuevo que no generalizó pero veo un comportamiento muy errado y recurrente; juicios y bullying. En muchas publicaciones me encuentro madres señalando a otras por cuestionar temas relacionados a este tipo de crianza, mujeres que señalan a otras de forma cruel y lastimosa, argumentando que por no pensar de esta forma son personas que no quieren a sus hijos, que los maltratan y los lastiman sin si quiera conocer o saber qué hay detrás de esas fotos en las redes. Abundan las madres capaces de ridiculizar y lastimar a otras en su afán de fanatizar este tipo de crianza. ¡Claro! pasa en todos los temas pero he notado que quienes siguen esta tendencia, juzgan a otras desde un banquillo de superioridad creyendo que ellas hacen lo corrector, el resto no, misma postura de expertos en el tema, parece que maman las conductas juiciosas de estos voceros, los terminan idolatrando y convirtiéndolos en Dioses y estos al final terminan sintiéndose Dios de la única verdad y convierten esto en un círculo vicioso donde el experto lanza juicios pasivos agresivos y sus fanáticos los replican. 

La gente siempre necesita creer en algo y por esa razón terminan fanatizando los temas, perdiendo por completo el foco, el fondo y el objetivo de esto. Para criar con respeto es necesario predicar con el ejemplo: como profesional del tema dejar de creer que tu discurso y decisiones son las únicas correctas  y como madre empezar a entender que no por criar así se es superior y que criar con respeto implica respetar incluso a aquella madre que lo hace diferente, entender que su realidad es diferente y que sus decisiones son con base a su entorno, aunque creanme estos expertos lo saben pero en su discurso y farandulismo lo olvidan.

Sigo creyendo que la crianza respetuosa es el camino, seguiré difundiendo pero he dejado de confiar en Dioses que se cotizan como rockstars del tema, que piden exclusividad y camerino para poder dar una conferencia que al final cobra porque bueno, nadie regala su trabajo ¿no? Sigo creyendo en sus bondades pero prefiero ver otras realidades y si alguien no puede criar así, abrazarla y entender que la información, la salud mental y la contención son un privilegio al que no todos tienen acceso. Seguiré difundiendo pero más como madre que soy desde este lado de la trinchera, cuidando mis palabras para no señalar a nadie. Seguiré hablando que los golpes no son el camino pero como siempre digo, intentaré ponerme en los zapatos del otro, cambiando la arrogancia  por la empatía.

Deje de ver la crianza respetuosa y algunos de sus voceros como un ideal, permitiéndome y entendido que no hay crianza respetuosa si se le exige, se le juzga a la madre al grado de crear ansiedad y culpas, me queda claro que quien no entiende que la maternidades perfectas no existen, no entiende en práctica la crianza respetuosa,y solo repite ensayos, numeros, estadísticas, deshumanizando la crianza, algunos tendrás muchos estudios pero tienen poco tacto, poca sensibilidad y empatía.  He dejado de ser fanatica de la crianza respetuosa para poder ser respetuosa no solo con mis hijas, con todos.

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

9 Comments

  1. Que lindo leerte

    Post a Reply
  2. Aplausos, la verdad coincido, creo que la crianza respetuosa es un ideal y que la mayoría queremos lo mejor para nuestros hijos pero definitivamente todas las madres y padres tenemos orígenes, historias y realidades diferentes por lo que el camino para lograrla o intentarlo no es el mismo para todos, ni más fácil ni más difícil, diferente y por ello enjuiciar la forma es egoísta y soberbio… la clave está en apoyar, dar consejo y ser empático y no en juzgar. Saludos!!

    Post a Reply
  3. Wow, gracias por cada palabra. Fue un apapacho a mi corazón. Te lo agradezco de mujer a mujer

    Post a Reply
  4. Estoy de acuerdo, en ocasiones no nos damos cuenta de que el discurso de respetar a los hijos olvidamos respetarnos a nosotras mismas en primer lugar y después a nuestras compañeras madres y que para cada una en su contexto las técnicas, tips y corrientes pedagógicas deberán tropicalizarse para que realmente sean funcionales. Cada niño es diferente, aún y que sean de la misma familia, y cada mamá es diferente y tendrá que ejercer desde su propia trinchera emocional y hormonal de la mejor forma que pueda y estará en lo correcto pues son las herramientas con las que cuenta en ese momento.
    Todas hacemos lo que podemos con lo que tenemos y estamos en busca de mejorar, crecer y aprender a favor de nuestros pequeños, abracemos el esfuerzo de cada una y motivemonos en esta maravillosa tarea de criar.
    Un abrazo fuerte a todas.
    Gracias Paola por todo lo que me aportas.

    Post a Reply
  5. Hola Paola. Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras. Estamos fanatizando tanto las posturas que caímos en «estás de mi lado o estás en mi contra». Es difícil ser madre pero tratamos de hacer lo mejor que podemos con la información que tenemos dentro de la realidad en que vivimos. Pero no hay que perder el foco que lo más importante es educar con amor y respeto a uno mismo y a los demás. Necesitamos más niños y madres felices y no tratando de ser perfectos. Disfrutemos más de nuestros niños. Saludos.

    Post a Reply
  6. Excelente análisis y muy acertado en cuando a respetar la crianza de las demás madres! Claro sin olvidar el respeto tanto de los niños como el de la madre! 👍🏼

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *