5 cosas que puedes hacer para mejorar el vínculo con tu hijo

Constantemente estamos buscando cómo mejorar la relación con nuestros hijos, cómo afianzar nuestro vínculo y que puedan crecer felices. Nos preocupamos por cubrir sus necesidades básicas y a veces nos olvidamos que los pequeños detalles son los que más cuentan. Nuestros hijos no recordarán que tan limpia estaba la casa o aquel juguete tan sofisticado  que compraste, recordarán los momentos que compartían juntos, aquellos momentos que son parte de lo cotidiano y que aportan mucho a nuestra relación con ellos.

Estas son 5 cosas sencillas que podemos hacer a diario y que contribuyen a su crecimiento, autoestima y vínculo:

  1. Lean juntos; no importa si es antes de dormir o por las tardes, toma un libro (apto para su edad) y léelo para él. Maneja tus voces y ponle un toque divertido, le encantará. Hacerlo juntos tiene beneficios incuantificables;  estarás contribuyendo a su imaginación, a mejorar el habla y su vocabulario, lo convertirá en un hábito y es bien sabido que leer es una forma maravillosa de cultivarse. No necesitas leer por tres horas o una historia larga hará que pierda la atención y el interés por esta actividad,  empieza el hábito y poco a poco notarás cuanto tiempo es el ideal.
  2. Dile lo mucho que lo amas; no lo hagas solo por cumplir, dile cuando te nazca y lo sientas. Procura un momento para ustedes, por ejemplo; mi momento con mi hija es por las noches, después de leer siempre conversamos y justo antes de dormir la abrazo, le doy un beso y se lo digo. No es que se haya convertido en una rutina o hábito, por la noche y en la oscuridad, ella se acurruca conmigo y nuestros corazones laten a la par, es justo ahí cuando la habitación se inunda de amor, es el momento preciso. Busca tu momento y dile.
  3. Juega; no importa que sea una o media hora, lo valioso es que tomes el tiempo de conocer su mundo, de crear juntos, de imaginar y reír. Deja que él te guíe y date permiso de fluir. A veces la rutina nos absorbe pero desconectarte de todo unos minutos y enfocarte a eso te llenará de energía y le harás saber a tu hijo que lo que él hace es importante para ti, no importa que sean cosas que para ti resulten sencillas, para él es de suma importancia esa torre de lego o amasar las plastilinas, si lo hace a tu lado él se sentirá importante. Si eres de los que les cuesta trabajo jugar, propón algo que creas que puede ser divertido para ambos.
  4. Háblale mientras duerme; mucha de la información que procesa nuestro cerebro viene desde el subconsciente, se dice que este nunca duerme. Usa esto a favor de ambos, un par de horas después de que se haya dormido y esté en sueño profundo, acércate y con voz suave dale mensajes positivos, por ejemplo; “Eres inteligente, eres creativo, eres amable” o incluso cuando estén en algún periodo de ajuste; “Tú puedes lograr esa prueba, eres muy hábil”. Cuando esté enfermo; “Tu cuerpo es fuerte y pronto sanará” y por supuesto, esta técnica también funciona para decirle que lo amas. Nunca intentes hacerlo solo a tu favor y procura no hablar en forma negativa, es decir, descarta la palabra “NO”. No perdemos nada si lo hacemos a diario y sí ganamos mucho.
  5. Enséñale algo nuevo; nuestros hijos son muy curiosos y que mejor que nosotros para guiarlos, ya sea que respondas a sus preguntas de forma sencilla o que hagan alguna tarea en casa juntos, lo importante es que todos los días se lleve un aprendizaje que tu hayas aportado. En la escuela aprenderán muchas cosas pero todo aquello que aprenda a tu lado quedará guardado en un lugar muy especial. Cuando satisfaces su natural curiosidad se sienten escuchados y atendidos, no te sientas ofuscada por sus preguntas, es válido decir que no sabes y echar mano de la tecnología para resolver. Y no olvides que constantemente aprenden de lo que ven, cada paso que damos ellos están observando, asegúrate de que ser un buen ejemplo y de aportar lo más valioso

Como verás, no necesitamos hacer cosas extraordinarias para hacerles saber lo mucho que los amamos y lo importantes que son para nosotras, en lo más simple podemos encontrar belleza y sobre todo un valioso aporte a su salud emocional.

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *