¿Visitarás a un recién nacido?

La llegada del bebé es de los momentos más esperados por las familias, no solo los padres están ansiosos;  tíos, abuelos, primos y amigos, llegan al hospital con toda la buena intencion de conocer al nuevo integrante. Sabemos que llegan a la habitación del hospital llenos de amor y curiosidad, definitivamente es un gozo poder compartir estos momentos  pero hasta ¿dónde es prudente?

Confieso que no soy del tipo de personas que visitan recién nacidos, no por falta de interés o cariño, desde mi óptica no es prudente, difícilmente una pareja te dirá que no quiere visitas, así es que ahorro ese momento incómodo y espero a que ellos estén listos para abrir las puertas de su casa o incluso salir y conocer más grandecito al bebé, es que cuesta mucho adaptarse, ese proceso toma varios meses.

Si estás cerca al nacimiento de tu hijo o planeas visitar a un bebé toma en cuenta lo siguiente:

  • Pregunta si puedes visitar, cuando lo haces los padres se sienten más confiados en decir sí o no, los tomas en cuenta y de esta forma no llegas de sorpresa.
  • Los primeros días la madre puede enfrentarse a algunas dificultades con la lactancia, procura darle su espacio, a muchas les gusta hacer esto en privado, sal de la habitación en cuanto veas que es momento de alimentar al bebé.
  • Pregunta si puedes tomar fotos, es su hijo y no a todos los padres les gusta que se tomen  y/o publiquen fotos de ellos, también es probable que la madre no se sienta en condiciones de ser fotografiada, es mejor preguntar
  • Por ningún motivo beses al bebé, no hay razón para hacerlo, acaba de llegar al mundo y es muy vulnerable, muchos hongos y bacterias se contagian de esta forma y aun no está protegido y no cuenta con las defensas necesarias, piensa en él y no en tus necesidades
  • Si vas a visitar procura no haber fumado, no usar mucho perfume y lavarte las manos
  • El recién nacido únicamente necesita de su madre, es lo único que conoce y necesita sentirla, olerla y escucharla. Si quieres cargarlo, pregunta pero es frecuente que estar de brazo en brazo asuste al bebé y estrese a la madre
  • Si crees estar enfermo no vayas
  • Procura hacer la visita sin niños, los gritos, las manitas sucias o los jugueteos pueden estresar a la familia
  • No cuentes historias de terror de nacimientos o complicaciones
  • No des consejos no solicitados, los padres agradecen tu visita, tus opiniones no 
  • No hagas referencias negativas hacia el bebé, el cuerpo de la madre o el orden de la casa
  • Procura que las visitas en casa o el hospital sean cortas, la familia necesitara descansar
  • Si visitarás en casa, no asumas tu rol de “visita” los padres necesitan ayuda y el ser atento contigo, ofrecerte de beber o comer, les genera más trabajo, si crees que no puedes ayudar es preferible que no visites o que la visita sea muy corta
  • Lleva comida, los padres lo van a agradecer

Todas las madres somos diferentes, algunas suelen relajarse con este tema  y otras son más celosas de su privacidad, su maternidad y su espacio, respetemos esas diferencias y no las etiquetes de: “exageradas” o “despreocupadas”. Algunas mujeres esperan este momento para acunar a su hijo, olerlo, vincularse y hacer honor a su puerperio, es válido y debemos darles tiempo; Otras tantas les gusta estar acompañadas de sus seres queridos, si planeas visitar al bebé, debes conoces a la madre y lograrás identificar sus necesidades. La clave al visitar un recién nacido es apelar a la prudencia. 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *