Una nalgada no daña su autoestima

¿Cómo te afectaría ser agredido por alguien a quién amas y en quién confías?

Tenemos claros algunos conceptos como; violencia de género, maltrato animal, homofobia, etc, pero tenemos nula disponibilidad para aceptar que hay violencia en casa cuando golpeo, grito y castigo a mi hijo. Teniendo claro que las nalgadas son una forma de maltrato, te cuento que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su informe para prevención de la violencia que publicó en 2012, asegura que aquellos niños que sufren violencia en su infancia son más proclives a ser violentos como adultos.

Para la especialista de Protección contra Violencia de la ONG Plan Internacional, Lyda Guarin, las bofetadas o nalgadas “les da un mensaje equivocado” a los niños, de que la violencia es una forma adecuada para relacionarse, que hay patrones de obediencia que están por encima de la convivencia y que el que tiene el poder es el que decide qué es apropiado o no”.

Consecuencias de los golpes;

  • Lesiones físicas
  • Baja autoestima
  • Problemas de atención
  • Trastornos de aprendizaje
  • Problemas para relacionarse
  • Comportamientos agresivos o violentos

En manos de los padres radican los cimientos para construir adultos sanos, en nosotros radica la responsabilidad de construir una buena autoestima. Pareciera que, como no vemos las consecuencias de algunos golpes, creemos que no las hay a largo plazo. Algunos padres se atreven a golpear a sus hijos porque no pueden defenderse y sobre todo porque los niños los aman, un hijo sería incapaz de regresar los golpes. El amor de ellos resulta ser más respetuoso que el de los padres. ¡Que ironía! Definitivo podemos aprender mucho de ellos.

 

Si vas a refutar este texto con otra frase, antes lee las que ya hemos publicado:

Una nalgada no es un golpe y no es violencia 

Todos los niños son diferentes y algunos necesitan de una nalgada 

Cada quién educa cómo puede 

Ya no se puede disciplinar, ahora te denuncian en derechos humanos 

Más vale una nalgada a tiempo

Antes nos criaban con nalgadas y no estamos traumados 

 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *