¿Sectas o tribus de madres?

Sé que todas desde nuestra trinchera hacemos y criamos con los recursos que tenemos, muchas de nosotras buscamos información y asesoría con el fin de llenarnos de herramientas, otras se guían por el instinto y otras más simplemente se dejan fluir. Cualquier grupo dónde estés es válido, si se hace desde el amor y el respeto.

Hay decisiones de crianza que cada una tomamos basado en nuestra propia historia; algunas lactan y otras dan la fórmula quizá porque no quedo de otra o simplemente se les dio la gana, algunas viajan con carriola y otras con  fular, unas pasamos por la papilla y al final terminamos haciendo BLW, otras entraron de lleno a este método, algunas madres con poco tiempo optaron por la comida procesada y otras tantas decidieron cocinarlas, un sinfín de historias o ejemplos. Hay tantas formas de maternar como colores. 

¿Por qué nos cuesta tanto entender esto?

 Te interesa; Mamás que trabajanfuera vs. Mamás que trabajan en casa 

Haz consciente que nadie tiene la verdad absoluta, no te enganches defendiendo tu punto, tus modos o decisiones. Cuando una madre cría con amor, no necesita justificarse o defender su estilo hasta convertirlo en religión, no es necesario predicar y traer adeptos. La ciencia ha aportado mucho pero eso no te faculta para agredir o humillar a quién por diversas razones no tiene acceso a la información. 

Las madres no podemos dividirnos en bandos, necesitamos UNIÓN de género y entender que como madres, perseguimos el mismo fin. Necesitamos ser empáticas con la madre del colegio, con la del parque, con la vecina, con la del grupo de Facebook, con TODAS. No necesitamos más batallas, necesitamos respetar las posturas y decisiones ajenas. Si en algún momento crees que una madre necesita información, dala sin imponerla como tu verdad o lo único. No necesitamos más guerras de ningún tipo, burlas, sarcasmos, comparaciones, egos y religiones, la maternidad no puede y NO DEBE ser fanatizada. ¡Es absurdo! No podemos hacer sectas en vez de tribus. 

Te diré algo; lactar, colechar, portear, hacer BLW, usar pañal de tela, nada de eso determinará la salud emocional de tu hijo,  son solo decisiones de crianza. La estabilidad que aportes a tu hijo a través de tu inteligencia emocional, sí podría ser determinante para construir su autoestima, seguridad y valores.  Aunque todo lo anterior tiene beneficios, maternar se debe hacer desde el amor, desde el gozo, más allá de los beneficios que aportes. ¿Te gusta portear, lo disfrutas y además sabes los beneficios? ¡HAZLO! ¿No pudiste o quisiste lactar?, ¡NO LACTES! Nuestros hijos necesitan madres estables y disponibles, no obsesionadas por cubrir los estándares de otras madres.

Detrás de cada una de nosotras hay una historia de vida, nuestra propia crianza, lo que soñamos o anhelamos y redes de apoyo, cada una tiene un contexto diferente y debemos ser gentiles a eso, sumar en lugar de dividir, empatizar en lugar de juzgar y brindar apoyo de forma amable. Si engrandeces tu ego, porque crees que lo que haces es lo correcto, no estás siendo humilde, ni sensible, tampoco estás aportando y lo que esta sociedad necesita es de personas que actúen bajo ética y moral. 

Apostemos por el respeto, construyamos familias con valores y cimientos fuertes, seamos ejemplo de congruencia. Dentro de un esquema parental sano no caben los juicios o las críticas, deséchalas.

Te interesa; Los riesgos de la crianza respetuosa 

Sé una madre que suma no la que toma un bando, avienta piedras al otro lado y goza haciendo sentir mal a otra, no necesitamos más batallas, necesitamos amor. No te sumes a las guerras de madres, hay madres que pueden ser o estar vulnerables, en algún momento de la crianza todas tenemos miedos o dudas, has estado ahí, lo has vivido, sé amable y siempre ponte en los zapatos de otra. ¿Cómo te gustaría que te dijeran las cosas? Así provee la información y el apoyo que tengas. 

No hay decisión de crianza perfecta, ni madres modelo, podemos ser buenas madres si nos regimos desde los valores, principalmente desde el RESPETO este incluye a tus hijos y también al vecino. Basta de guerra, prediquemos con el ejemplo. Nuestros hijos son reflejo de nosotros.  ¿Qué quieres enseñarle?

En mi espacio promuevo la crianza respetuosa, pero toda madre es BIENVENIDA. 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

2 Comments

  1. Me encanta como piensas es muy parecido a mi forma de pensar

    Saludos!

    Post a Reply
  2. 👏🏼👏🏼👏🏼 amen!!!
    Ya la vida de madre es bastante retadora, cansada y demandante como para primero: estar al pendiente de lo que hacen los demás, segundo: estar defendiendo cada decisión que tomamos, y tercero: querer imponer nuestras maneras, por muy científicamente comprobadas y avaladas que estén o por muy bien que nos esté funcionando A NOSOTROS.

    El respeto a la crianza ajena es la paz ✌🏼 👯💕

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *