¿Renunciar o no a la vida profesional ahora que soy madre?

Nuestro entorno cambia constantemente, en otras épocas estar en el hogar era una labor bastante común, a nadie le sorprendía que una mujer se dedicara de tiempo completo al hogar. En la actualidad, las mujeres empezamos a ocupar puestos ejecutivos con el objetivo de alcanzar nuestro éxito profesional. Invertimos nuestro tiempo y dinero en actualizarnos para ser competitivas en el campo.

Finalmente muchas profesionistas tomamos la importante decisión de formar una familia y nos encontramos con el dilema; ¿Quedarse en casa o no? Antes de ser madres para algunas resulta imposible ser una de tiempo completo, consideran que no estudiaron tanto para cambiar pañales, pero basta con mirar a tu hijo para replantear y notar que las prioridades cambiaron en poco tiempo, por nuestra mente ronda la idea de colgar los títulos y entregarnos de lleno a la maternidad.

Dentro de cada esquema familiar hay un sinfín de colores y sabores, cada madre es un mundo y cada una funciona diferente; mientras que para algunas es una opción para otras no lo es y ambas situaciones son igual de válidas y respetadas.

Dedicarse al hogar es una decisión que se toma en pareja, quizá después de ajustar presupuestos y plantear las metas familiares se logra empatar todo para que la mujer enfoque su energía en la crianza. Dejar la vida profesional se convierte en una de las concesiones más loables de una mujer, es un cambio en nuestro propio paradigma e implica una entrega admirable.

 

Renunciar a nuestra vida profesional quizá no sea fácil pero esta elección se debe hacer con la firme convicción de que eso es lo que queremos. Aceptar una nueva vida en casa no nos hace menos capaces por el contrario, nos enriquece en el aspecto personal y familiar. Enfocarse únicamente a la crianza se hace por voluntad propia y de forma desinteresada.

Existen ventajas invaluables que son importantes identificar para darle más sentido a esta nueva etapa;

  1. El apego con tu hijo;  en estos días se habla mucho de la importancia del apego. Estar en casa te dará la oportunidad de generar ese lazo que a largo plazo beneficia en su independencia, seguridad y relaciones personales.
  2. Ser testigo de su desarrollo; lo verás crecer desde la primera fila. Su desarrollo se convertirá en tu motivación diaria.
  3. Favorecer la lactancia; si tu deseo es establecer una lactancia exclusiva, estar en casa y no pensar en extractores puede resultar más cómodo y práctico
  4. Emprender un proyecto desde casa; no tenemos que salir de casa para ser productivas a nivel profesional, basta con una buena idea, los elementos necesarios y el ímpetu para lograr emprender.
  5. Tiempo para ti; las siestas serán una excelente oportunidad para dedicarte unos minutos. Más adelante cuando ellos empiezan una vida académica podrás mezclar las tareas del hogar con alguna actividad.

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *