¿Por qué nadie habla del post parto?

Sencillo, porque pareciera que es un hijo de puta. (ups)

Te agarra desprevenida, insegura, temerosa, adolorida, con un pañal gigante, un sangrado que parece que si no moriste en el parto o cesárea morirás desangrada, con los pechos adoloridos y unas ojeras que pareces un espíritu.  Te toma por sorpresa, es traicionero, burlón, duro y mal encarado. Pero está ahí para dejarte una gran lección.

El post parto no es fácil, y como mujeres nos debemos esa historia. No vamos a espantar a esas hermosas madres en espera del amor de su vida pero sí seamos honestas con ellas. Hablar de este tema no es sencillo, muchas lo callamos y algunas otras prefieren mentir diciendo que les fue de maravilla y quizá sí. El 80% de las mujeres pasa por el llamado baby blues, si fuiste del otro 20 eres sumamente afortunada.

Yo fui del otro grupo, de las que lloran por días. Me costó hablarlo, me daba miedo ser juzgada. No todo fue miel sobre hojuelas, me engañaron. ¿Dónde estaba la madre de revista que luce espectacular cargando a su recién nacido?¿A dónde se fue esa embustera? Yo, estaba lejos de ser ella.

Me hubiera gustado tener una amiga que me dijera que podía ser muy duro pero las pocas amigas que ya eran madres guardaron la historia. Hoy que ya pasé por eso y he aprendido tanto, decidí escarbar en mis sentimientos más oscuros de esa etapa y ya sin temor a ser juzgada, hoy te cuento de eso.

little-girl-1381471_1920

Mi hija tenía tres días de nacida cuando me cayó el balde de agua fría; esto no iba a ser fácil. ¿En qué me había metido? Recuerdo que pensé que a veces no era capaz de cuidar de mí misma, ¿cómo ahora yo, era responsable de la vida de alguien más? Y sentí como el peso fue cayendo suavemente en mis hombros, a cada cuestionamiento iba sumando peso. ¿Y si algo le pasaba? Yo iba a ser la peor madre del mundo, quería huir. Mi instinto funcionaba de maravilla, ahí lo conocí, es ASOMBROSO. Mi mente tenía una pelea incesante con cada pensamiento pero mi instinto estaba ahí intacto, fuerte, retador, al pie del cañón diría mi madre.

Me miraba al espejo y en ese reflejo no estaba yo, esa no podía ser yo. Miraba mi cuerpo, mi barriga vacía como un balón desinflado y lloraba, ¿qué le había pasado a mi cuerpo?. Esa cicatriz con esas suturas nada sutiles y dolorosas, iban a estar ahí de por vida, sin dolor pero ya eran parte de mí. Los pechos me dolían con el simple roce de la ropa, sentía que iban a reventar. Me sentaba en la cama y me volvía a cuestionar si era capaz de tanto. Lo peor vino después cuando mi madre tuvo que regresar a casa. Me quedé sola, con una pequeña y sin saber qué hacer.

Mi esposo se iba a trabajar y si él, había abierto las cortinas, en cuanto lo veía cruzar la puerta yo cerraba todas. Me acostaba a lado de ese pedacito mío y lloraba, le pedía perdón una y otra vez por no ser la madre que merecía, por no estar cuerda y por no sentirme capaz. Me daba pavor quedarme con ella. Ella me daba miedo, yo no conectaba, no sentía, pero pensaba  mucho y lo único que quería era cerrar los ojos y ya no pensar. No podía con todo, era incapaz de sonreír, no quería hablar con nadie porque temía que preguntaran cómo estaba y tener que decir que bien, pero igual contestaba los mensajes y decía que estaba feliz, nadie tenía que saber que estaba muerta de miedo.

Con el reflujo de mi hija todo empeoro, me daba pavor quedarme sola y que ese reflujo nos hiciera una mala jugada. Pasaba horas dando pecho y pocas horas dormida, nunca me había sentido tan cansada. Recuerdo que pensé que quizá lo mío ya había dejado de ser un baby blues común y corriente para ser una depresión, a veces pienso que estuve en esa delgada línea que los divide. Llamé a una prima y recuerdo que me dijo; date unos días más, sino te sientes mejor ve al especialista.

Creo que la gente siempre llega en el momento indicado, un día recibí un mensaje por Facebook; “hola nos conocimos en el profiláctico, ya nació tu bebé?” Hasta ese momento solo había sido la chica que se sentaba en la pelota de yoga toda la clase. Ella se convirtió en mi salvadora durante esa etapa y creo que yo fui la suya. Nuestras hijas nacieron con pocos días de diferencia y por primera vez abrí mi corazón con una extraña que solo me mandaba inbox pero que me inspiraba confianza. Me dí cuenta que no estaba loca, ella se sentía igual. Eso era lo que necesitaba, sacar mis pensamientos, que alguien los escuchara y no solo eso, también los entendiera, que no me juzgara  y que mejor que alguien que vivía lo mismo. Pasaron los días y seguíamos escribiendo, nos pasábamos una bitácora de la noche, si había sido buena o mala, cuantas tomas, cómo estábamos, etc. Ante una crisis, nos escribíamos;” no deja de llorar” y la otra sugería mil cosas, pasábamos desde los cólicos hasta técnicas para arrullar. Deje de sentir esa soledad que me ahogaba.

La gente suele decir que cuando tienes un hijo no vuelves a estar sola, irónicamente nunca me había sentido tan sola como en esa etapa. Mi esposo siempre ha sido muy comprometido pero a ellos les cuesta entender lo que pasa por la mente de una mujer y si a esa complejidad le sumas un post parto, fin del mundo. (JA!)

butterfly-1413678_1920

Después de unas semanas, volví con mi terapeuta y todo empezó a tomar su cauce. No me refiero a que tenía todo bajo control (nunca lo he tenido desde que soy madre) pero mi alma regreso a ese cuerpo que poco a poco iba regresando a su lugar. Seguía con dudas pero ya tenía con quien compartirlas, a veces entraba en crisis; me sentaba en la cama a llorar con mi hija y después volvía la calma. Poco a poco fui ganando confianza y me despedí del post parto.  Hoy  le agradezco haber estado ahí, me trajo la fortaleza que necesitaba para darme cuenta que soy más que eso, que soy capaz de criar, amar a mi hija y sobreponerme para entregarme a ella en cuerpo y alma, sin duda me hizo más fuerte.

También le agradezco que haya dejado a Cynthia, de no ser por él quizá no hubiera abierto el corazón a alguien que no conocía y que se convirtió en una gran amiga, ahora nuestras hijas juegan juntas y se adoran. De no ser por ella y mi terapeuta, me hubiera tardado más en salir del bache.

El post parto es como entrar a una dimensión desconocida, oscura, con terreno inestable, hormonas, sabores, sin sabores, más hormonas, colores  y olores  pero al final de ese camino hay una luz maravillosa. Te confronta con tus debilidades y saca a flote tus fortalezas, es duro y pareciera ser el enemigo pero está ahí. Pasas por él para conectarte con tu nuevo yo, con tu hijo y tu nueva vida. Te despides de ti y desprendes ese ser egoísta y vanidoso para convertirte en un ser bondadoso. Nunca vuelves a ser la misma y no hay vuelta atrás, tu esencia se conserva  y ahora eres una nueva versión, eres mamá y alguien te necesita. Cuando al fin sales, te dejas fluir y te entregas al goce de ser madre.

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

33 Comments

  1. Hola soy Valería y es es mi historia :

    Yo tengo dos hijos uno de año y medio y otra de un mes una semana

    Del primer bebé no sifri ninguna complicación ni un minúsculo problema como vómitos o mareos
    Nació mi hijo y ahi fue donde empezó todo
    Llegué a casa con mi bebé y la primera semana empeze bien mi madre me enseñó a bañarlo cambiarlo y darle de comer mi esposo tuvo una sana de paternidad y me ayudaba con el niño pero en cuanto se fueron empeze a sentie me comentó ganas de llorar ,con una tristeza que me invadía el corazón
    Si igual que tu me sentí culpable de haberlo traido al mundo ya que no sabía cuidarlo
    Todo pero cuando descubrí que tenía el sueño invertido dormía todo el día y en la noche estaba despierto no me dejaba acostarme
    Lloraba y al mismo tipo yo ta lo hacía me sentia con ganas de huir pero miente me decía que esa pequeña criatura necesitaba de mi y mis cuidados me calmaba cuando llegaba mi esposo pero cuando se iba empezaba mi tormento de miedo lloraba por horas me sentía sola e inutil pero cuandoe veían a ver todo cambiaba para que no se dieran cuenta dw i estado de ánimo y mis sentimientos destrozados
    Poco a poco pude superarlo cuando una vez mi madre sin darme.cuenta me estaba escuchando hablé con ella de mi situación me dijo que ahora no podía darme por vencida que Dios me había.dado un regalo mu6 grande a un tesoro que venía del cielo y que si Dios me lo había dado era por que tenia la capacidad para cuidarlo en eseomento supe que tenía razón que mi hijo necesitaba de mi y que yo no podía negárselo en ese momento me inque le pido a Dios ( ya que soy Cristina) que me diera fortaleza y sabiduría para saber cómo cuidar a ese pequeño Ángel dedes ahí todo a sido muy bueno
    Eso hasta que llego mi segunda hija a la cual cuando nació me volvió a dar la depresión post parto me sentía incapaz con dos niños ahora con un miedo ya que ajora i esposo había cambiado de trabajo y no tubo paternidad mi madre tuvo que entrar a trabajar. Y me quedé yo sola y todo pero cuando supe que tenía principios de anemia la comida toda de cualquier tipo me provocaba asco sólo tomaba agua
    Todo el mundo me regañaba por no comer y eso.provocaba en mi más tristeza y cada vez me hacía pensar que tal vez todos tenían razón en que yo no era una buena madre que si hacía esto estaba mal que si hacía esto también lo veían mal
    Estaba adelgazando muy rápido ya que después de mi hija había quedado delgada ahora por no comer estaba que dando peor y yo seguía llorando por que una vez mi madre me dijo que mi hija me estaba chupado toda y si seguía así quien iba a cuidar de mi hija y mi hijo
    Eso hizo darme cuenta de. Que.tenía razón así que fui a mi cuarto y me inque ore a Dios para que me quitara la anemia y pudiera alementarme bien para quei hija pudiera comen en ese momento me sentí distinta con habré y gracias a Dios pude salir de todo eso de esa pesadilla horrible a ahora vea a mis hijos saludables y con mucha energía ahora todo va bien y me siento como nunca

    Post a Reply
    • Siempre es bueno acercarse a nuestra fe para salir adelante. Me da gusto que ahora estés mejor. 🙂 un abrazo.

      Post a Reply
  2. Fue como leer mi mente… Así me siento y me sentí… Tiene 32 días mi niño y me siento agotada desinflada después de ser un gran globo y aterrada de regresar a trabajar…

    Post a Reply
    • Te entiendo perfecto, debe ser duro regresar a trabajar pero seguro llegarás con unas ganas enorme de abrazarlo y disfrutarás cada minuto con tu bebe. Te mando abrazos.

      Post a Reply
  3. Siento mucho que tuvieras que pasar por eso Pao, pero sacaste lo mejor del hijo de puta y hasta más. Que valiente en compartir tu historia de postparto y de lactancia. Tienes mi admiración =) un abrazo!

    Post a Reply
    • Ando escarbando sentimientos con ambos temas ahora que me reconcilie. Ando muy intensaaa pues jeje…abrazos y muchas gracias.

      Post a Reply
  4. Yo también tengo mi historia, intentaré ser breve, después de una cesárea y de una recuperación dolorosa, donde mi mami intentó cuidarme sin embargo ella sufrió una caída y tiene en su cadera una prótesis que le impide hacer muchas cosas como agacharse, cargar, entre muchas otras cosas al dia 2 al yo verla casi caer de las escaleras por llevarme la comida decidí pedirle que regresara a casa, tristes las 2 ella acepto sabiendo que era mas peligroso que estuviera porque al final ella tambien podía lastimarse. Sola, porque no recuerdo que mi esposo estuviera, ni siquiera recuerdo si pidio vacaciones lo recuerdo nervioso yendo y viniendo pero al fin como dice Pao me sentía mas sola que nunca. Mi suegra iba a cierto horario a bañar a mi nene y era lo peor que me podia pasar, ella quería ver que yo lo amamantara, que me saliera mucha leche mucha mucha, porque al final mi bb solo perdía peso y me decia que podría morirse =( imaginense mi sentiemiento, tampoco dejaba de llorar y le pedia a Dios me ayudara, despues de ver y ver pediatras, entre mi cansancio y desesperación opte por dar formula (cosa que tarde en perdonarme mucho tiempo). Me costo trabajo ser madre a mi me saco adelante ir a gymboree ver a otras mamis, platicar lo mismo que nos pasaba, y asi salir poco a poco, me embarace de mi 2do bb al año y medio de mi pequeño y el curó absoluta y totalmente todas mis tristezas, era una mama segura, que lo baño desde el primer día, que lo amamanto desde el primer dia y aunque tampoco logre la lactancia exclusiva porque bajo medio kilo en un mes y estaba deshidratado, no me importó mas. Mis niños estan sanos, felices los disfruto dia con dia y beso una y otra vez. Hoy amo la maternidad y si! nunca se vuelve a ser la misma.

    Post a Reply
    • Wooow cuantas presión de la suegra, eso menos ayuda. Me da gusto que hayas encontrado un grupo y que tu primer hijo definitivamente te preparo para el segundo, que bonito! Te mando abrazos.

      Post a Reply
  5. me encanta!!!!!!!!! casi como que yo hubiera escrito mi experiencia!! la verdad que pasé lo mismo,, yo volví a mi misma pasado un año..ahora mi beba tiene casi 2 años y recuerdo todos esos episodios solitarios en el que lloraba y me sentía culpable lamentablemente (pero para bien) supe de estos blogs en internet y reconfortaron lastimosamente en la vida real cara a cara la gente no comparte esto..

    Post a Reply
  6. Wow! Me encanto tu reflexión, me das ánimos para lo que se viene, y no pensar en que todo será color de rosa, hay algún medio por donde podamos comunicarnos? O tienes algún grupo o algo así!?
    Saludos y felicidades!

    Post a Reply
    • Hola Rox estoy justo trabajando en un grupo de apoyo…por lo pronto puedes seguirme en alguna de mis rede y por ahí hacemos contacto. Abrazo!

      Post a Reply
      • Hola Paola, no se como va esto, me gustaría hablar contigo ya que sufro depre post parto

        Post a Reply
        • Hola Alicia, escribeme un inbox en la fanpage 😉

          Post a Reply
  7. GRACIAS por escribir. Veo que no doy la unica que se sintió identificada con este post.
    Saludos y ánimo.

    ~ Mamá de una bebé hermosa de tres meses

    Post a Reply
  8. Te leí y me proyecté. Mi niño va para 5 meses.hoy soy feliz siendo su mamá no me cansa, no me da miedo..
    Pero el principio fué aterrador.

    Post a Reply
  9. Me sentí tan identificada…..estoy en todo ese proceso….mi bebé tiene 1 mes y medio…hay dias mejores que otros…trato de ponerle todo el ánimo y entregarme….de verdad me ayudó mucho saber que no soy la unica….

    Post a Reply
  10. T hiciste ver x un psicólogo?

    Post a Reply
    • Sí Gladys acostumbro la terapia desde hace tiempo y en cuanto pude reincorporarme fui con mi terapeuta 😉

      Post a Reply
  11. revivi mi post parto me paso lo mismo. Tuve una cesárea y la primera Y segunda noche en la maternidad nadie se pudo quedar conmigo y estuve sola sin nadie que me ayudara como mi bebe lloraba toda la noche y yo no podía subir y bajarme de la cama la pase sentada en una silla con mi bebe a upa era la única forma que no llorara,pase 3 días sin dormir fue horrible se me vencían los brazos y los ojos se me cerraban. Para colmo no me salia leche ni calostro y yo sabia y mi bebe llego a bajar 500 gr en una semana…cuando volví a casa me tope con la realidad la casa era un desastre y yo estaba sola, tenia a mi marido y debes en cuando venia mi madre pero me sentía mas sola que nunca..la verdad que fue fea la experiencia pero ahora pasaron 6 meses y lo veo a mi bebe tan hermoso y grande ya todo quedo atrás…gracias por compartirnos tu experiencia no hiciste sentir que no estamos solas que todas pasamos por eso de una forma u otra..saludos

    Post a Reply
  12. Me identifique completamente, lo peor en mi caso fue que mi bebe no quiso mi pecho y pensaba que él no me quería, a mi me costo mucho porque mi apoyo fue mi mamá pero cuando ya me esta recuperando ella fallecio y volví atras, gracias a Dios ya estoy muy bien disfrutando al maximo a mi peincipe, gracias Paola, ahora se que no soy la unica que pasp por eso

    Post a Reply
  13. Tengo dos hijos, Lautaro de 5 y Emma de 3 meses que duerme sobre mi pecho.Dos cesareas, dos internaciones en Neo por bajo peso.Dos niños altamente demamdantes, xon la choquitae hice mama/canguro pq no hay forma de apoyarla en la cuna o carro para hacer pis, asi que uso fular y amdamos x la vida siendo una aun.Dos experiencias duras e intensas.La primera vez senti un masazo en la cabeza, me sentia partida, desgarrada
    .El dia a dia es dificil con 2 niños, agradezco al hombre que me acompaña y que solo le faltan tetas para ayudarme y contenermentanto.Bsos Madres!

    Post a Reply
  14. Estoy pasando por la pesadilla en este minuto, mi bebé tiene 12 días (escribo que es una pesadilla y se apreta mi estómago de culpabilidad), no solo soy primeriza si no que este bebé fue muy esperado (demoré 7 años en embarazarme y finalmente después de un largo recorrido con tratamientos logré la meta).
    Buscando apoyo en internet leí esta publicación, la que te agradezco profundamente porque ya no me siento tan sola ni tan extraterrestre ni mala madre.
    Tengo la sensación de estar en un sueño, no soy yo, quisiera disfrutar mi tremendo regalo y no lo consigo, me siento cansada quisiera dormir por lo menos 4 horas, me siento y veo todo el tiempo amargada, miro por la ventana y quisiera salir corriendo, me encierro a llorar en el baño y me siento una y otra vez culpable. Mi marido me critica todo el tiempo que debo tomarme las cosas con humor y más cariño, cómo le hago entender lo que estoy sintiendo?, he tratado de explicarle y a veces he pedido un abrazo y parece que es peor…
    Tengo muy buena leche y estoy muy agradecida y cada vez que puedo mientras amamanto le pido perdón a mi niñito y le explico que no tiene la culpa y que lo amo hasta el infinito y que solo es cansancio.
    Ruego que esta etapa pase lo más rápido posible, gracias por compartiresta experiencia y hacernos sentir acompañadas.

    Post a Reply
    • Te abrazo desde acá, da por hecho que esto pasará. A algunas nos toma más tiempo que a otras pero cuando menos te des cuenta estarás mucho mejor.

      Post a Reply
  15. woow increible!! 100% identifiacada. Gracias por escribir me vi reflejada en cada palabra y me llena saber que poco a poco mi bebita y yo hemos ido saliendo adelante asi como uds. si se puede aunque nadie habla de esto y te cae como balde de agua fría si se puede salir adelante y disfrutar de tu nueva vida.

    Post a Reply
  16. Hola!!! Creo que me hizo falta encontrar este blog unos meses antes. Mi bb ahorita tiene 4 meses. Y algo así me pasó. Sin embargo yo le eché la culpa a mi esposo y hasta hace apenas un mes lo hablamos y fue que comencé a sentirme mejor. Yo no tuve quien me ayudara. Mi madre murió hace 3 años. Mi suegra trabaja y con el pretexto de que vivimos lejos nunca vino ayudarme. Mi esposo tiene otro hijo de 10 años y usualmente 1 vez al año se queda con el por dos meses. Bueno dio la casualidad de que cuando me alivie (una semana antes) el otro hijo de mi esposo llego.
    Y desde el primer día que me alivie que fueron a verme al hospital mi suegro llevo al hijo de mi esposo y obvio El Niño celoso de su nuevo hermano haciendo medio drama y mi esposo y toda la familia más preocupada por el que por mi y mi bb. Y desde hay 2 meses fue mi tortura. Yo sola en la casa, llorando en silencio no creyéndome una buena madre, no disfrutando mi bb porque aparte tenía q cuidar al hijo de otra y mi esposo en trabajo, y cuando llegaba no iba a verme a mí ni al bb si no a su otro hijo que le demandaba atención. Más de una vez estuve dispuesta a hacer maletas e irme muy lejos con mi bb. Poco a poco me daba ánimos Solá, leía libros de bb, le escribía a mi hermana y le pedía consejos. Y al mes y medio de nacido mi bb comencé a ir a la iglesia. Salirme y despejarme me ayudó mucho. Iba dejaba el otro hijo de mi esposo con mis suegros y me iba a misa con mi bb.
    Le niño regreso con su madre, yo regrese a trabajar y poco a poco ese sentimiento de que no soy buena madre y estoy sola se ha ido. Mi esposo ya le pone más atención al bb. Ya me ayuda más, repito ya no me siento tan sola.

    Post a Reply
    • Un día a la vez, esto es poco a poco…te mando un abrazo!

      Post a Reply
  17. Paola has descripto mi propia experiencia. Sólo que en mi caso se sumó el hecho de que no podía amamantar a mi hija xq era insoportable el dolor y además no era suficiente mi leche. El sentimiento de no ser una buena madre me llevó al borde de la depresión. Por suerte busqué ayuda en una doula y psicóloga q me ayudó a salir adelante. Ser mamá puerpera no es nada fácil. Hoy estoy embarazada y temo x lo que vendrá, aunque ya tengo más experiencia y una niña de 4 años maravillosa q nos ha cambiado la vida enriqueciendonos como familia. Gracias por tu post!

    Post a Reply
    • Mucha luz y buenas vibras para que esta vez sea diferente…que bonito tu hija de 4 años, la mia tiene 3…ojala llegue un hermano pronto! Te abrazo…

      Post a Reply
  18. A mí mi familia siempre (y agradezco a Dios por eso) me ha ayudado muchísimo.

    De mi primer bebé todo el post parto andaba “en chinga”; ya que estaba en la universidad y mi bebé nació en tiempo de exámenes. No tenía tiempo de nada

    Acabo de tener a Darío hace 2 meses; y bueno… De él sí me pegó, y durísimo. Tengo una cicatriz vertical de mis cesáreas, que deformó completamente mi abdomen; sangro a chorros y me lastimaron con la sonda, la cual me ha generado un leve problema de incontinencia.

    Aunado a eso; mi hijo estuvo internado una noche en el hospital, y aunque el pronóstico no era favorable, ha salido adelante. Justo hace un rato fuimos de nuevo para que le hicieran análisis de sangre; y me sentí la persona más miserable de todo el mundo.

    Gracias por tocar éstos temas; no todas somos tan valientes para expresar lo que sentimos. 🙂 <3

    Post a Reply
  19. Soy mams primerisa mi bebe tiene 16 dias. Y todo lo que escrito es tal y como me siento. Los desvelos el cansancio el no saber que es lo que necesita cuando ya le di de comer le cambie el pañal trato de arruyarlo y aun asi sigue llorando… eso me hace pensar en que momento acepte ser mama y eso me hace sentir peor, me estresa y entristece el pensar que pronto volvere al trabajo y lo peor de todo es que es fuera de mi ciudad, me da miedo que cada ves que venga a casa el ya no este acostumbrado a mi y si a los brazos de sus abuelas, que me desconozca.

    Post a Reply
  20. Muchas gracias fue hermoso recordar y saber que no sufri sola que todas hemos vivido eso traumatico y que tambien nos dejo un sol en nuestros dias. Deberiamos hacer un chat de mamás, nunca encontré uno eso también hafe falta, gimnasio para mamás y bebés, restaurantes, etc. Gracias x el aporte 💖

    Post a Reply
  21. Gracias por compartir tu experiencia a mi me paso lo mismo y lamentablemente nadie entendia incluso cuando me visitaban y me veian con mi cara demacrada y triste me decian que tenia que estar contenta e insinuaban que no queria a mi hija eso me derrumbaba aun mas 😭. Esa etapa ya paso pero sin duda no fue sencillo superarlo.

    Post a Reply
  22. Yo si hablo del post parto!! Te invito a mi blog. Y si, como bien dices, se habla tan poco de él que por ello es doblemente dificil de asumir. Abrazo

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. TDAH un transtorno sobre diagnosticado | Mi Vida de Madre - […] Te interesa; ¿Por qué nadie habla del post parto? […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *