Los riesgos de la crianza respetuosa

Criar con respeto es una de las tareas más retadoras y también más gratificantes. Confió en que criar así será la respuesta a muchos males que aquejan a nuestra sociedad, nuestros hijos crecerán siendo respetuosos, vivirán infancias sin maltrato y su desarrollo emocional podría ser más sano.

El riesgo de criar de esta forma radica en que inconscientemente caigamos en las redes del ego o la confusión, aunque podría ser muy tentador,  debemos considerar que puede afectar a nuestros hijos. No sería sano para nosotras, incluso podría resultar incongruente con lo que proponemos, estos son algunos de los riesgos de los que hablo;

mother-429158_1920-1

  • Creer que solo tú tienes la razón; para tener hijos respetuosos, primero como padres debemos serlo. No podemos ir por ahí juzgando a quién no piensa igual que nosotros, a quién no lacta, no colecha, no hace BLW, no portea, ¡vamos! es una soberbia enorme pensar que esto lo es todo. Criar de esta forma va más allá de la teta o la cama, todo lo anterior favorece el vínculo con nuestros hijos pero para decir que criamos así, no basta con eso; necesitamos ser congruentes con nuestros actos. De pronto me encuentro con madres que no colechan o que no lactaron y lo dicen si problemas; no somos nadie para juzgar la maternidad de otras, evidenciarlas, señalarlas o enjuiciarlas por actuar de otra forma. Estamos obligadas a pensar en la historicidad de las madres, de dónde viene, por qué actúa así, con base a qué toma decisiones, es preciso ser empáticas, tolerantes y pacientes con otras. Eso sí, podemos dar la información que tenemos pero siempre con respeto. No se trata de evangelizar a nadie sino de ser empáticos con todos y que por medio del ejemplo nuestros hijos lo sean. Nadie debería  juzgar a una madre mucho menos si eres una, ¡Sororidad! No seamos victimas del ego.

 

  • Perderte en la delgada línea de criar con respeto y ser  permisivo; es importante contar con la información necesaria para no perdernos en el camino. La crianza respetuosa sí supone límites. Necesitamos trabajar  con nuestros hijos en normas y reglas de convivencia, guiarlos y enseñarlos a discernir entre lo bueno y lo malo, que comprendan que no todo es posible y que a veces tendrá que aceptar un no como respuesta. Criar de esta forma NO es dejarlos hacer lo que quieran, se trata de hacerlos participes de las decisiones que de acuerdo a su edad puedan tomar. No podemos ceder la riendas de nuestro hogar a un pequeño de 4 o 5 años, es demasiada responsabilidad para ellos y como padres, nuestra labor es guiarlos pero siempre echando mano de las herramientas de las que siempre hablamos; empatía, comunicación y amor.

baby-1867222_1920

  • Exigirte demasiado y vivir llena de culpas; ser padre o madre no es fácil, vivimos ante el escrutinio de la gente, todos están muy al pendiente de cualquier error que cometamos y a eso se han ido sumando las exigencias laborales, personales, emocionales que nos impone la era de la información. No vivas tu maternidad rodeada de culpas, no eres mala madre si hoy mientras te bañabas tu hijo lloro y no pudiste correr a sus brazos de inmediato, no eres mala madre si hoy te enojaste y sin querer fuiste más dura con él, siempre hay oportunidad de reparar y seguir trabajando para no cometer los mismos errores. He notado que las madres que adoptaron este estilo de crianza viven más estresadas que las otras, exigiéndose y culpándose más. Si no estás disfrutando  de tu maternidad definitivamente algo no va bien, si tanta culpa te ahoga es momento de hacer algo para tener la maternidad que deseas, libre de tus propios prejuicios y consciente de que somos seres imperfectos y que nuestros hijos no son productos terminados. Tu seguridad les ayudará a ellos, a construir su personalidad.

Los riesgos de la crianza respetuosa son para nosotras que como adultos tenemos la obligación de encaminar nuestra crianza de la manera más saludable para la familia. Recuerda que criar con respeto supone muchos retos pero que el resultado dependerá mucho de tu constancia y sobre todo de no perderte en el camino.

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *