Llegaste a este mundo siendo mujer

Hija,

La naturaleza y algo más poderoso que nosotros (si quieres puedes llamarlo Dios cuando tengas la madurez suficiente lo vas a definir) decidieron que llegaras a este mundo siendo mujer.

Cuando el doctor dijo; “es niña” no dimensioné el poder de esas palabras. Me limité a pensar en el color de tu habitación, la cual terminó siendo rosa por un cliché impuesto por la sociedad, que tu madre con mucha facilidad se lo creyó. En realidad me arrepiento y hay días que me gustaría cambiar ese color, un día de estos lo haré.

No todo es rosa mi querida mujercita, ser mujer es más que un solo color. Tu vida será de todas las tonalidades. El mundo real al que llegaste será todo menos de color pastel.

Es difícil ser mujer en un mundo que pareciera no está preparado para la energía tan grande del sexo femenino.

Nuestras antecesoras han peleado en las calles por nuestros derechos, hemos ganado terreno en el ámbito social, político, cultural, empresarial, etc. Algunas rebeldes, exigieron nuestro derecho al voto, otras subieron sus faldas para darle entrada a la mini y unas más entraron a la Universidad vestidas de hombres. Llegar hasta dónde tú y yo estamos paradas, no ha sido fácil. Honremos a esas mujeres, solo no fanatices y caigas en lo radical.

Cuando conozcas del feminismo quizá te sea tentador pensar que las tareas del hogar son poca cosa, igual que aquellas mujeres que trabajan en casa. Eso sería muy poco empático de tu parte, no estaríamos hablando ni de igualdad, ni de respeto. No te creas en absoluto cualquier postura.

Ese mundo que no es color pastel será tan duro como tú decidas, nuestra lucha sigue.

mujer

No se aún cómo explicarte porqué somos vulnerables, porqué a algunas las asesinan, a otras las golpean, a unas las usan para satisfacer deseos carnales y perversos convirtiéndose en esclavas sexuales de un mundo ruin. Me resulta difícil explicarte que tal vez un jefe piense que por ser mujer no mereces ese puesto o ese sueldo, tampoco sé cómo decirte que si decides una vida profesional y ser madre quizá te señalen por dejar a tus hijos o por el contrario que si te dedicas a tu hogar serás igual de señalada. No sé cómo advertirte que alguien puede llamarte puta solo por vivir tu sexualidad. Quisiera que no tuvieras que enfrentarte a la burla de algunos hombres solo por ser mujer. No quisiera que tu sexo fuera una condición de vulnerabilidad. Hay tantas cosas de nuestro sexo que aún no sé, porqué nos resultan tan complejas. El mundo no está listo para nosotras, aún.

Por ahora quiero que sepas que ser mujer puede no ser fácil, pero tampoco somos víctimas pues hemos peleado por nuestros derechos. Por favor haz consciente que tampoco y por ningún motivo seremos como los hombres, es más, jamás pretendas ser como ellos porque la naturaleza nos ha diseñado diferentes.

Ama y disfruta tu femineidad, honra tu cuerpo que es perfecto, único y bello tal como es. No creas en esos estereotipos de belleza, no dejes que nadie te diga cómo debe ser. Tu cuerpo está maravillosamente diseñado y te sorprenderás de él cuando seas madre (si un día decides serlo) obsérvalo y entenderás porque no podemos ser iguales a los hombres, estamos dotadas de diferencias maravillosas. Hay algo que sí puedes cambiar, si decides ser madre te aconsejo que no creas en estereotipos para criar pues desde el seno materno podemos ir erradicando el machismo, criando hijos más conscientes, empáticos y amorosos con TODOS.

Eres mujer y el simple hecho de serlo te engrandece. Se empática con las de nuestro género. Nunca creas que por ser mujer tienes limitaciones ni permitas que te hagan creer eso; aprende a cambiar una llanta, toma decisiones firmes, empodérate de tu femineidad y demuestra al mundo que una mujer es más que un costal de hormonas, que las cosas de mujeres pueden ser más complejas que elegir una bolsa que combine con tus zapatos. Demuéstrale al mundo que las mujeres somos complejas, no por el hecho de que nadie nos entiende sino por el hecho, de que tenemos una energía fuerte y poderosa que pocos tienen acceso a eso.

Sé una mujer plena, independientemente de lo que hagas a tus 30s, preocúpate por eso en un futuro. Por ahora disfrutemos de tu niñez que será fugaz, por ahora juega con tus vestidos de princesa pero más adelante no te quedes sentada esperando un príncipe azul, porque te tengo una mala noticia, no existen.

Ser mujer es maravilloso, me siento afortunada de serlo y de que tú lo seas. Algún día tú y yo nos tomaremos un café y descifraremos juntas porqué el mundo no estaba listo para nosotras las mujeres, pues tengo fe que cuando nos tomemos ese café, lo esté al fin.

Te invito a leer más del especial del día de la mujer…



Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

4 Comments

  1. Ante tanta adversidad, crecemos fuertes y criamos niños fuertes. Y como Blogueras buscamos que cada vez más personas se identifiquen con nosotros.

    Saludos.

    Post a Reply
  2. Qué bonito escribes Paola, no cabe duda! Me encantó esta carta a tu hija, dice cosas tan ciertas de una manera muy amorosa y con claridad. Esperemos que cuando nuestras hijas crezcan el mundo ya esté listo.
    Un abrazo!

    Post a Reply
    • Gracias Lucy, confío en que sí este listo para ellas.

      Post a Reply
  3. Hermosas palabras llenas de sabiduria pero sobre todo de amor <3

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. El “boom” de las luchonas y sus bendiciones | Mi Vida de Madre - […] Te interesa; LLegaste a este mundo siendo mujer […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *