Jugar con tus hijos; la mejor inversión de tiempo

El juego es una parte importante del desarrollo físico y emocional de los niños, los primeros años debería ser la actividad principal de nuestros pequeños. Constituye la primera fase de preparación para la etapa adulta respecto a la actividad productiva, los ayuda definir roles de género y estimula su cerebro de forma saludable.

La importancia del juego va más del entretenimiento, una gran parte del aprendizaje se da por medio de este. Cuando nuestros hijos aprenden jugando es más probable que apropie información y conceptos. Es importante recordar que antes de los dos años el juego es autónomo, es decir no es común que jueguen con pares (niños de su edad) a partir de esa edad la interacción se vuelve frecuente y los niños empiezan el proceso de socializar y también el juego individual.

Si nuestros hijos juegan solos es maravilloso, pero también es de suma relevancia acompañarlos en esta parte tan importante de su vida pues a partir de ahí se puede construir una relación cercana favoreciendo el vínculo con nosotros. Los adultos deberíamos de jugar más y conocer su mundo, resulta saludable para nosotros y aporta incontables beneficios a la psique infantil.

En casa mi hija adora jugar con muñecas, ella es la mamá; las cuida, limpia, alimenta y abraza. No tiene nada de malo, no refuerza ningún tipo de patrón machista, por el contrario, cuando ella juega de esta forma refuerza su sentido de pertenencia imitando a mamá e identificándose con su género.

Hace unos días recibimos a unas hermosas muñecas que ahora se han convertido en su juguete favorito; es la Baby Alive, Rico espagueti . Nos encantó porque simula situaciones reales, es interactiva y le permite echar a volar la imaginación. Trae accesorios para alimentarla y cambiarle el pañal, eso a mi hija le fascino pues ninguno de los muñecos que tiene lo hace. Lo más padre es que trae varias frases grabadas para estimular más el juego.

Disfruto mucho ver a mi hija jugar y sobre todo cuidar y hacerse responsable de su muñeca, estoy segura que está desarrollando habilidades valiosas para un futuro.

 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *