El que escatima la vara odia a su hijo

Empecemos por citar aquellos versículos que regularmente se usan para sustentar que Dios nos pide golpear a nuestros hijos: 

Proverbios 29:17 Corrige a tu hijo y te dará descanso, y dará alegría a tu alma. (No dice que con golpes)
Proverbios 13:24 El que escatima la vara odia a su hijo, más el que lo ama, lo disciplina con diligencia. (Cuando se refiere a vara lo hace en un sentido metafórico)

En el libro de Gaudencio Rodríguez, Cero golpes hay una frase que cito;

“Con la vara que midas serás medido, mejor guárdala”

Tomando en cuenta que cuando se escribió la Biblia no existía tremenda evidencia del daño que ocasionan los golpes, podríamos decir que es un argumento que carece de sustento científico pero como creyente tengo otra propuesta; ¿Dios quiere violencia? ¿Dios es incongruente? Hemos aprendido por años que Dios no castiga pero nosotros sí y ¿con golpes?  Dios también dijo; “Ama a tu prójimo”, eso incluye a tus hijos. Prefiero creer en el Dios que perdona, el benevolente, el que ama, no en el que castiga, hiere e incita a la violencia.

Aprendamos de Jesus;

Entonces le trajeron algunos niños para que pusiera las manos sobre ellos y orara; y los discípulos los reprendieron. 14Pero Jesús dijo: Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos. 15Y después de poner las manos sobre ellos, se fue de allí. (Mateo 19:14)

El antiguo testamento está cargado de metáforas e incluso algunas historias violentas pero no las señalo, como creyente todo radica en la interpretación que le damos y si la que vamos a dar es para dañar, entonces no estamos siguiendo lo que Dios quiere para sus hijos.

El pasado 8 de agosto, la página Sin gritos, ni castigos compartió un vídeo donde el pastor de alguna iglesia habla a favor de los golpes. Lo que llamo en particular mi atención fue el primer comentario; lo comparto aquí y si quieres refutar este texto espero hayas leído la siguiente explicación: 

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmo 23:4

Una de las cuestiones candentes cuando se trata de la disciplina y los niños es, por supuesto, las nalgadas, y cuanto más cristiana y conservadora la audiencia, más intenso se convierte el debate. Y sin embargo, no hay versículos en el Nuevo Testamento que apoyen a las nalgadas, golpear, azotar o golpear a los niños. En el Antiguo Testamento hay un total de cinco versículos que han sido interpretados para alentar, o incluso para ordenar, el uso del castigo físico en los niños. Los cinco versículos están en el libro de los Proverbios. La palabra proverbio en el texto hebreo original es mashal y se define como una parábola, un discurso profético y figurativo, un poema simbólico, una máxima rotunda (es decir, una colección de metáforas y adagios sabios). 

De interés es que el hebreo antiguo tenía muchas palabras para los niños, cada uno denota una etapa específica de la niñez y muchos un género específico:

Yeled o yalad: recién nacido niño o niña

Yonek o yanak: lactante

Olel: bebé que lacta y come comida solida

Gamal: Niño destetado ( aprox. 3 a 4 años).

Taph: joven niño que todavía esta apegado a su madre

Elem o almah: niño firme y fuerte

Na´ar: Adolescente, joven adulto, 

La palabra traducida “niño” y “niños” en los versos de vara del Antiguo Testamento es na’ar, que cuando literalmente traducido, significa “joven”. Miremos, también, a las palabras traducidas de ‘disciplina’ y ‘castigo’ y ‘vara’ y otros: 

La palabra muwcar se traduce como “disciplina” y significa, literalmente, “instrucción y enseñanza verbal”. En la cultura hebrea muwcar era vernáculo para ‘vamos a razonar uno con el otro’ lo que implica una discusión mutua para fines de aprendizaje. Y towkechah se traduce como “reprobar” o “reprender”, pero también significa “razonar, convencer, probar, persuadir”. Ninguna de estas palabras significa castigar físicamente de ninguna manera o forma.

La palabra nakah se traduce como “castigar” en la mayoría de las traducciones inglesas de la Biblia, aunque su traducción literal es “pegar” como en “El sol pega en su cabeza”, lo que implica una presencia constante; O ‘pegar, golpear’ como cuando derrota a un enemigo o castiga a un esclavo o criminal; O “golpear o herir”, lo que puede significar “golpear o disparar la conciencia” o “ser favorablemente impresionado, atraído o entristecido”. 

La palabra shebet se traduce como “vara” y significa, literalmente, “cayado del pastor” y, en la cultura hebrea, era un medio no sólo de guiar y proteger a las ovejas, sino también un símbolo de liderazgo. Las marcas en la cabeza del shebet a menudo identificaban al jefe de una familia o tribu, dejando que todos supieran a quién acudir para recibir orientación y protección. El shebet, entonces, denota sabiduría, liderazgo y protección.

La palabra muwth se traduce como “morir” y tiene varios significados relacionados con la muerte incluyendo “seguir un camino de destrucción”. La palabra “ivveleth” se traduce como “necedad”, pero también significa “inexperiencia, ingenuidad, tontería”.Y, finalmente, la palabra hebrea sane se traduce “odio” y aún significa “no ama” o “no elige ni muestra una preferencia hacia…”. 

Cuando leemos los cinco versos con las traducciones literales de las palabras anteriores, los significados se vuelven más claros. (Prov. 13:24, Prov. 22:15, Prov. 29:15, Prov. 23:12-26). Una imagen tan hermosa de un Padre tiernamente y diligentemente compartiendo Su sabiduría con Su hijo, ¿no? Claramente, la aplicación de estas escrituras a los niños pequeños no está en línea con una interpretación literal. De hecho, tiene más sentido aplicarlos a los discípulos, que es exactamente lo que Jesús hace con sus doce “hijos”.

Más allá de las traducciones y las interpretaciones, sin embargo, y de mucho mayor importancia, lo que parece perderse en el debate de los golpes, es que Jesús trajo la gracia y la misericordia como sus métodos y mensajes por una razón. El propósito de la ley en el Antiguo Testamento era resaltar la necesidad de un Salvador porque los humanos simplemente no pueden vivir perfectamente. 

Jesús vino a cumplir los requisitos exteriores de la ley que resaltaba los pecados del hombre y los reemplazaba con un cambio de corazón interior. Él demostró de muchas maneras que la ley (gobierno externo y control por temor al castigo) ya no era un yugo rígido con su pesada carga de purificación y rituales y sacrificios y castigos, sino que debía ser un reino del corazón, De misericordia no sacrificio, porque el sacrificio fue Él mismo.

Jesús detuvo a la gente de apedrear a la prostituta (Juan 8: 2-11) que era un requisito en el Antiguo Testamento. (Deuteronomio 22: 21-22)

-Jesús sanó a la gente y viajó el sábado (Mateo 12: 1-14), que fue castigado por la muerte en el Antiguo Testamento. (Éxodo 31: 14-17 y Números 15: 32-36)

-Jesús se reunió con “pecadores” y comió con ellos (Lucas 15: 1-2) a pesar de las admoniciones en Proverbios 13:20. (El mismo libro en la Biblia con las escrituras de la “vara”)

Jesús mostró una y otra vez que si lo aceptamos como nuestro Salvador, estamos llamados a ser “ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica. “(2 Corintios 3: 6).

Aceptamos que Jesús trajo una nueva y mejor manera, un camino del corazón, “no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. ” (2 Corintios 3: 3b), pero parece que no queremos aceptar ese camino mejor para nuestros hijos. Aceptamos la gracia y el perdón de Dios por nosotros mismos, pero a menudo no compartimos esos dones con ellos y no los modelamos para nuestros hijos. Pero somos el primer “vista” de Dios para nuestros hijos. ¿Es de extrañar que la gente tenga tanta dificultad para comprender la gracia y la misericordia y el amor incondicional cuando tal vez no les hayan enseñado esas cosas por sus padres terrenales y no las ejerzan con sus propios hijos?

A través del sacrificio de Jesús, rompió el velo que separaba al hombre de Dios y trajo un nuevo Reino, un Reino de gobierno interior a través del Espíritu Santo Cuyo fruto es “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; (Gal. 5:22). 

Si realmente creemos que, basados en cinco versículos del Antiguo Testamento con traducciones disputables e interpretaciones discutibles, estamos siendo desobedientes a los mandamientos de Dios si no golpeamos a nuestros hijos, entonces debemos tomar esa creencia y caminarla completamente. En otras palabras, si debemos obedecer esa supuesta orden, entonces debemos obedecer todas las demás órdenes tales como:

-Un ojo por ojo “(Éxodo 21:24) y apedrear a los adúlteros (Levítico 20:10) … pero no trajo perdón Jesús?

– No debemos dar de comer a los desamparados porque “si un hombre no trabaja, tampoco coma” (2 Tesalonicenses 3:10) … pero ¿no se supone que debemos ser el corazón y las manos de Jesús?

-No debemos dar regalos a los niños de pecadores (que todos lo somos) porque “los pecados del padre son visitados sobre los niños” (Éxodo 20: 5) … pero ¿no es el “Reino de los cielos compuesto de tales semejantes? Mat. 19:14). 

Mi punto se resume en este versículo:

“Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.” (Santiago 2:10). En otras palabras, si te sientes atado por esos cinco versículos, entonces debes estar atado por todos. ¿Realmente crees que el Nuevo Pacto de Jesús es para todos menos para los niños? Que la gracia, la misericordia, el amor incondicional y el perdón son sólo para adultos? Los discípulos cometieron ese error, y Jesús les dijo:

“Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios.” (Lucas 18:16)

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *