El cuarto solo es de papá y mamá, así debe ser

“Mis hijos van a dormir en su cuarto y en su cama como debe ser”

Escuche esta frase un par de veces,  lo que me pregunto es; ¿Quién marca lo que “debe ser”? ¿Hay algún manual que no he leído?  ¿De dónde saca la gente que en el tema de la maternidad hay un “debe ser”? ¿O solo son prejuicios? Si la maternidad es el mejor arte de improvisación y cambio de planes.

Mi hija debió dormir en su cama pero un día decidimos que no sería así, rompí con mis propios esquemas de lo que “debería ser” pues aún embarazada los planes con mi esposo eran que dormiría en nuestro cuarto, pero en su cuna. El tercer día en casa después de que nació, descubrimos que tenía reflujo. Nos dimos cuenta de una forma algo abrupta y traumática; ella estaba en su cuna “como debe ser”, salí de bañarme y eche un ojito, estaba haciendo un ruido como si quisiera decir algo pero no tenía fuerza para hacerlo, abría y cerraba la boca y estaba morada, rápidamente la saque y le grite a mi madre, cuando ella llego la volteo y comenzó a golpear su espalda. Tuvimos un conato de bronco aspirar causado por el reflujo.

 

Ese día decidí que mientras más cerca estuviéramos, sería mucho mejor. Me invadió una angustia terrible, de esas que las madres conocemos muy bien, que no nos dejan dormir aunque ellos lo hagan, de esas que nos obligan a revisar que este respirando no cada 10 minutos sino cada 5, esa angustia que te dice que no te alejes por mucho tiempo porque puede necesitarte. Así es que decidimos que ella dormiría en nuestra cama, fue de mutuo acuerdo pues la necesidad de tenerla cerca era compartida. Fue entonces que lo que el “debe ser” salió de la cama y le cedió el paso a ella.

El colecho es una práctica muy criticada, no entiendo por qué, pues aunque no compartas con tus hijos la cama terminan en ella, seamos honestos. Los fines de semana, una gripe o una pesadilla son la mejor ocasión para que ellos entren corriendo y se acurruquen a tu lado, pero tal vez por lo que “debe ser” pegues el brinco y los saques de ella de una patada. Quisiera ver eso cuando aquellas personas que me han dicho tan chocante frase tengan sus hijos.

Un día alguien me dijo “esa pareja hasta se divorció porque la mujer no sacaba al hijo de la cama y pues desatendió al esposo” no hay nada que me haya dado más risa (sobre todo aquella palabra “desatendió” usada en pleno siglo 21) y bueno concluí, después de tan desgarradora historia de desatención; No, esa pareja se separó por la falta de comunicación y la falta de creatividad.

Alguna conocida me dijo “no puede ser que duerma ahí y ¿el sexo? Pobre de tu marido” y pensé; pobre del tuyo que limitas el sexo a la cama y a una sola habitación de toda la casa. Falta de imaginación, le llamaría yo. He escuchado del terrible daño psicológico del que estoy haciendo victima a mi hija, que si va a crecer con traumas y apegos innecesarios, no hago otra cosa más que reírme, me he documentado lo suficiente como para saber y entender los beneficios de esta práctica pero siendo honesta no tengo el tiempo de ir explicándolo por todos lados y a todo el mundo.

Bueno, un sinfín de historias alrededor del espantoso tema, y también hay gente que lo ve tan normal que ni un comentario emite (esa es la gente que me gusta).

Haciendo referencia a algunos animales los cuales se guían por el más puro y natural instinto; ¿alguien conoce un león que haya dejado a su cría en otra parte de la selva para dormir? O ¿algún simio que deje a su bebé en medio de la selva solo para que aprenda a dormir? Preguntas simples que podrían parecer tontas pero que responden a algo muy complejo y criticado como el tema del colecho. Lo que sí es un hecho y no implica lo que “debe ser” es que esta practica no es para todos y eso no define tu maternidad, un niño puede dormir perfecto en su cuna con las mismas atenciones y cuidados que se le da a un niño que colecha, eso es algo que he aprendido de otra madres. Lo respeto.

Ya hemos tenido esa platica dónde planeamos la transición de ella a su cuarto,  no porque ya no lo disfrutemos al contrario, pero cada vez es más independiente y se acerca el momento, lo veo venir. Todos los días decimos “la próxima semana lo intentamos” y esa semana no ha llegado, lo hemos postergado sinceramente por falta de ganas. El día llegará pero para que eso pase será de la forma más respetuosa posible.

Por ahora seguiré disfrutando de sus ronquiditos, de cuando ríe a carcajadas porque está soñando bonito, de cuando nos despierta tratando de abrir nuestros ojos, de abrazarla por las noches y acariciar su cabello para que se duerma, de sentir su cuerpo cerca, de que en medio de una pesadilla me busque solo a mí y  de su sonrisa contagiosa por las mañanas. ¿Uy suena terrible el colecho verdad?

Yo duermo con mi hija como mi instinto me dijo que DEBÍA SER,  y  como la naturaleza lo ha marcado (para mí), finalmente la cama es para dormir.

 
 
 

 

 

Author: Mi vida de madre

Share This Post On

15 Comments

  1. Primero que nada me encanta leerte, por que como bien dices es un mundo de improvisar y marcar el camino y ritmo de tu niñ@ de acuerdo a su personalidad, cada niñ@ es diferente y entiende y se educa de manera diferente…hasta en hermanos…teniendo el mismo gen y los mismos padres!

    Cuando llego mi nena (y hablo desde que la tenia dentro) yo estaba loca por ella la verdad es que si se volvió mi mundo entero…todo lo hacia o lo hago…pensando siempre en ella, pero este sentir lo experimente solo yo, mi ex marido no se mostró tan entusiasta, a pesar de que el ya deseaba ser papá, yo a mis 23 aun no estaba tan segura de querer dar ese paso…pero cuando me entere que felicidad tan grande!

    Después de 6 años de matrimonio descubrimos que la paternidad no era para todo el mundo, claro que tu vida cambia, no termina, cambia y pues la prioridad se vuelve en mi caso, mi pequeña que bien que necesita de su mamá tan chiquita e indefensa!

    Cuando papa se va justo al año regrese a mi nena a la cama! teníamos esa cama para nosotras solas, y lo disfrutamos mucho, pero también sabia que la maternidad con apego no era una opción para mi! Al verme sola a los 25 sabia que debía trabajar y mantener a mi nena y a mi así que si seguía con la idea de una maternidad con apego quien sufriría seria mi nena, el simple hecho de dejarla en la guardería seria un llorar y sufrir para ambas…

    Mi sol! como yo le llamo es una niña sumamente independiente a sus 4 años, siempre lo fue…es una niña libre…duerme en su cama por que quiere…y va a la mía cuando quiere. Estoy feliz por que tengo un vinculo con ella increíble ella sabe aguardar por mi y cuando estamos juntas lo disfrutamos mucho! Claro!!! siempre busco tiempos donde ella y yo podamos compartir lo mas posible! pero es una niña que no tiene apegos a nada ni a nadie, ella puede irse con sus primos y comer con sus tíos sin ningún problema! disfruta cada momento aunque no este mamá y claro que pregunta por mi pero en ningún momento deja de divertirse, no esta casada con ningún juguete juega hasta con sus dedos!

    Creo que a lo que voy es que yo soy fiel amante del equilibrio, para todos, donde los niños no lloran cuando se les separa de papa o mama y disfrutan sin necesidad de que mama o papa este ahí. Eso me enseño la vida por que hasta uno como mamá se merece su baño de mas de 20 min sin que se le reclame total presencia….etc

    Creo que me alargue…pero creo que tan respetado un punto como el otro el que esta a favor como el que no lo esta tanto!

    Lo que importa al final es verlos sanos, plenos y felices!

    Post a Reply
  2. yo también viví el “debo de” y fue tan lindo es darme el permiso de hacer lo que mi corazón me decía, ahora mi niña de 4 años duerme felizmente con nosotros y tengo la oportunidad de sentirla, olerla, acariciarla y conectar con ella hasta en los sueños!!! Se que algún día solita se irá a su cuarto, y se que la vamos a extrañar, mi esposo y yo buscamos los momentos más románticos y creativos para divertirnos y ser novios no solo papas, mi hija es una niña independiente, segura, disfruta de su niñes y la amo por ser un ser de luz en nuestro hogar. Amo abrir mis ojos y ver a mi hija y el amor de mi vida a mi lado!!!!!

    Post a Reply
    • Me encaro “darme el permiso de hacer lo que mi corazón me decía” gracias por compartir, somos muchas en esto. Un abrazo!

      Post a Reply
  3. Es mi segunda maternidad y practicamos colhecho. Con mi primer hijo escuché muchas veces lo que ‘sería’ correcto… Pero sólo TÚ y el papá de la criatura son los que han de marcar su vida… JAMÁS he tenido ningún problema con mi marido sobre este tema ni tampoco en el sexo. JAMÁS mi hijo ha tenido una rabieta de consentido sobre dormir solo. Un día con 2 añitos se ilusionó con la idea de tener su cama de niño grande. Entonces vimos que estaba preparado. Le compramos su cama y tan feliz empezó su independencia. Al aproximarse la llegada de la hermana nosotros nos mentalizarnos que quizás él por celos y sentirse solo haría un retroceso, así que nos esforzamos en saciar más sus atenciones y nos marcamos nunca OBLIGARLE y recordarle cual era su cama. Si el nene nos necesitaba ahí estaríamos. Y así fué, en una cama de 1,50 algunas noches éramos 4 y otras 3. Sin lloros, sin rabietas, sin problemas… La verdad es que nuestro primogénito se ha portado muy bien. Ahora con la pequeña con 15 meses y continúa en nuestra cama estamos empezando a notar ya su necesidad de imitar a el hermano… Así q estamos a la espera de verla PREPARADA y nos echamos unas risas pensando que para el tercero necesitaremos una cama mas grande…. BESO

    Post a Reply
  4. Totalmente traumada con esa imagen hubiera quedado yo, que espanto!!!! Me imagino tu angustia y tu cambio de decisión a partir de ese hecho. Lo bueno es que solo quedó en un feo recuerdo.

    Post a Reply
  5. ¡Que susto lo que les pasó!
    Definitivo, la gente siempre hablará pero nuestro corazón siempre nos dicta lo mejor para los niños y la familia en general. No conozco hijo que quiera dormir entre sus padres a los 20, todo tiene su tiempo y poco a poco piden su espacio.

    Post a Reply
  6. Jajaja que risa con los comentarios que hace la gente, como si ellos nunca hubieran dormido con sus hijos. ¡El 90% de las personas lo hace! pero pocos lo admiten por temor al qué dirán, yo misma lo he negado, pero bueno, con el paso del tiempo la maternidad me ha quitado la vergüenza y la figura así que lo decimos a los 4 vientos.

    ¡Viva el colecho!

    Post a Reply
    • Yo le digo a todo mundo que duermo con mi hija para desquiciar a dos que tres jajajaja soy de lo peor.

      Post a Reply
  7. Lo que le sirva a cada quien. Yo lo aplico a veces y me consta que mis hijos son los más felices (que es lo que al final importa)
    M.

    Post a Reply
  8. Nosotros también llegamos al colecho gracias al reflujo, ahí dormía mi pequeño en medio de nosotros casi sentado, fue lo mejor y conocimos las ventajas del colecho que hasta la fecha nos encanta, mi hijo con 5 años regreso a dormir con nosotros con el nacimiento de su hermana y ahí los he tenido a los dos, por ratos va, por ratos regresa, ahora que vendimos su cuna se ha quedado con nosotros en lo que compramos una cama, pero no tenemos prisa, nos encanta dormir juntos. 🙂 Amamos el colecho.

    Post a Reply
  9. te amo! me siento tan identificada con tus publicaciones, al comienzo tuve la intencion de dejarme llevar por lod “debe ser” pero no! mi iinstinto fue mas fuerte y he hecho todo cual me grita mi corazon y mi instinto de madre que haga… el dormir con el, el tomarlo cada vez que lloraba, el darle pecho hasta hoy que tiene 2 años y medio y lo seguire haciendo! son bebes tan poquito tpo que pienso que tengo que disfrutarlo al maximo y no hay nada mas bonito en este mundo que verlo dormir tranquilo y calmo porque sae que su mama vela sus sueños o sentir sus manitas buscandome en la noche ……. gracias por que ya no me siento ni tan sola ni tan loca por seguir lo que me dicta mi corazon y mi instinto de madre.

    Post a Reply
    • GRACIAS, es padrisimo ecnontrarme con mamis como tú para acompañarnos, entendernos e identificarnos. Gracias por leer 🙂

      Post a Reply
  10. Qué bueno que acotaste lo siguiente: “esta practica no es para todos y eso no define tu maternidad, un niño puede dormir perfecto en su cuna con las mismas atenciones y cuidados que se le da a un niño que colecha, eso es algo que he aprendido de otra madres. Lo respeto”.

    Tú viviste un episodio muy angustiante y entiendo perfectamente tu necesidad de tener a tu hija cerca, de manera que tu experiencia marca tu simpatía por la práctica del colecho junto a tu esposo (por cierto que cuando escribiste “de esas (angustias) que no nos dejan dormir aunque ellos lo hagan”, ¿te refieres a “ellos” los bebés?).

    Particularmente yo le he asimilado al colecho una imagen negativa, no porque los bebés vayan a crecer inseguros o con apegos que cuando jóvenes o más grandes les vayan a pasar factura en la vida, y por ello los padres sentirnos culpables, no. Lo digo por el cansancio, agotamiento, ausencia de intimidad (sí, esto existe, no es una trivialidad) que se ven incrementadas con esta práctica. Todos sabemos que ser padres es agotador, pero también sabemos que es una experiencia hermosísima. No obstante te faltó equilibrio cuando describiste la “grata” experiencia del colecho: “los ronquiditos”, “reir a carcajadas porque está soñando bonito”, “despertar tratando de abrir nuestros ojos”, “su sonrisa contagiosa por las mañanas”, etc. Claro, todo eso es la parte bonita… Justamente no mencionaste la parte “terrible”(como tú misma quisiste irnonizar): despertar a mamá porque al tenerla tan cerca quiere teta, despertar a mamá o papá con una patada en la cara, ocupar el centro de la cama y dejar a papá y a mamá en los bordes y en un estado permanente de inmovilización corporal durante varias horas!! jajajaja Me río porque aún cuando la gente suele hacer historias y memes graciosos con estas situaciones, seamos sinceros, eso agota… Y cuando la gente está cansada en extremo entonces otras cosas empiezan a fallar, digamos que…. se nos olvidó meter la ropa del bebé en la secadora y nos percatamos al día siguiente que está mojada y ya oliendo raro! El anterior es sólo por poner un ejemplo, pero sí, también aparecen los problemas en la pareja y no sólo se trata de COMUNICACIÓN o CREATIVIDAD, sino que tan sencillo como que la gente se afecta cuando está agotada y quisiera poder dormir al menos 5 horas continuas! Pero así es el mundo de padres! Y así es el maravilloso mundo que decidimos para hacer una familia; sólo que si el fulano colecho viene a sumarle más horas al cansancio, pues olvídense, bebé a la cunita!! Llámalo si quieres “como debe ser” o no, pero al final a ti tambien te tocó no?, cuando dijiste que “cada vez es más independiente y se acerca el momento (de la transición a su cuarto), lo veo venir”, te faltó decir “como debe ser”. O el “el día llegará pero para que eso pase será de la forma más respetuosa posible, como debe ser… En realidad no me importa mucho si eso es lo que debe ser o no, pero sí me vi en la necesidad de resaltar la falta de balance en tu artículo.

    Aclaratoria: el hecho de que a mi hija quiera acostumbrarla a su cunita y no a la camita de papá y mamá, no quiere decir que no jugaré con ella al castillo con las sábadas de nuestra cama, o a la peluquería, al avión, a las muñecas o a taparnos como fantasmas, y tampoco significa que no vaya a disfrutar de ella y sus sonrisas contagiosas o de hacerle compañía cuando tenga una pesadilla y necesite de nuestros brazos.

    Post a Reply
    • Que bien que quieras “acostumbrar” a tu hija a la cama, eso no va conmigo ni con mi crianza, ni maternidad. Tengo una maravillosa vida en pareja con todo y colecho, por ahora criamos y en equipo, eso implica compartir la cama con ella. Yo encuentro un balance perfecto en mis prácticas, habrá que buscar el mismo balance cuando se toman decisiones diferentes y aceptar que hay un millon de formas de criar.

      Post a Reply
  11. Yo digo que ni planeen llevarla a su cama, un día muy cercano ella va a decidir que quiere su propio espacio y se va a ir tan tranquila a su cama.

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mi ridícula lista de lo que no haría cuando fuera madre | Mi Vida de Madre - […] la cama; JAMÁS la cama era de papá y mamá (aquí te cuento) pero llego el cansancio, las noches…
  2. No lacté y soy pro lactancia | Mi Vida de Madre - […] días de nacida y solo di teta. Todo iba de maravilla, hasta que paso poco más de una semana…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *