¿Cuándo volveré a dormir?

La respuesta es nunca… Nooo, espera sigue leyendo, me explico mejor.

El tema del sueño es de los favoritos de una madre. Estamos cansadas, desveladas, ojerosas y lo único que deseamos es poder dormir más de 3 horas de corrido. No quiero ser pesimista pero nunca volverás a dormir, al menos no como antes. Yo también busque la respuesta en miles de páginas y lo único que encontraba eran “técnicas” como dejarlo llorar o consejos que para ser honesta, poco ayudaron. Después entendí todo.

El sueño de un individuo es un proceso evolutivo, no se aprende a dormir, no es una conducta o actividad que se adquiera con algún método o tipo de adiestramiento. El ciclo del sueño pasa por varias fases durante la noche. Un adulto también presenta despertares pero no despertamos buscando a mamá. Es un mecanismo de supervivencia, si un niño despierta cada tanto se asegura de que hay alguien que lo cuida.

La siguiente gráfica explica este ciclo. Todos tenemos micro despertares que nos permiten entrar en control y vigilancia, en estos cambiamos de postura por salud de la piel, músculos y articulaciones. Dormir varias horas sin estos despertares podría ser perjudicial para el cuerpo. La diferencia entre un adulto y un niño es que debido a la maduración del sueño apenas percibimos que despertamos, un niño sale del ciclo y necesita algunos estímulos para volver a conciliar el sueño. 

Fuente; Dormir sin lagrimas de Rosa Jové 

Los primeros meses de vida quizá tu hijo no duerma, algunos días dormirá más, algunas rachas te harán creer que estás del otro lado y que ya duerme de corrido, quizá después deje de dormir y regresen las noches de desvelos, crecerá un poco y cada vez serán menos los despertares, por ahí de los 9 meses tal vez alcances la meta y ya no despierte, con suerte al año te despediste de las noches en vela y si te pasa como a mí, a los dos años cantarás victoria.

Cada niño es diferente y sus ciclos de sueño van y vienen. A veces basta con que digas que ya duerme de corrido,  cuando todo se desajusta de nuevo. Hay algunas madres para las que el sueño de sus hijos, nunca ha sido un tema de estudio o reflexión, ¡Que afortunadas! Solo procura no contar esto a detalle a una madre que no duerme, suele ser muy frustrante e incluso genera mucha ansiedad en algunas

Cuando al fin duerme de corrido, seguirás sin dormir como antes; una fiebre, pesadillas, si ya dejó el pañal se levantará al baño, si es época de frío estarás al pendiente de taparlo, es posible que si ya se baja de la cama o cuna llegue a media noche para dormir un rato contigo. Seguramente a los 6  o 7 años ya dormirá mejor, pero una enfermedad,  que tenga miedo a la oscuridad o simplemente te pida un vaso con agua bastará para interrumpir tu sueño otra vez. ¿Notas que la lista es larga?… Después saldrá con los amigos y te quedarás esperando, un día se casará y en la noche pensarás; “¿Todo estará bien en su casa, con su familia?”

A esto me refiero cuando digo que no volvemos a dormir como antes. Entiendo perfecto cuándo una madre escribe y se ve preocupada porque en casa duermen poco o nada, es natural, ¡Necesitamos dormir! El sueño nos da la oportunidad de reparar y preparar el cuerpo para el siguiente día, si no duermes no rindes igual. Ya estuve ahí y sé lo cansado que es, cuando deje de hacer todo porque durmiera y simplemente fluimos, paso.

Tener hijos es un cambio radical en nuestras vidas y a medida que comprendamos eso, podemos relajarnos con algunos temas. Y sí, algunas noches dormiremos mejor pero eso no pasará con un recién nacido o a los 3 meses de nacido y quizá tampoco al año. No quiero dejar de recomendarte algo pero mi intención es que hagamos consciente que nuestros fines de semana de despertar tarde y dormir a pierna suelta tardarán mucho en volver.

5 cosas que pueden ayudar

  • Colecho; no a todos les gusta y es una práctica que no va con todas las familias. Pero puede facilitar la lactancia y ahorrarte las paradas hasta la cuna. No existe peligro a menos que tomes, fumes, los padres tengan obesidad o consuman drogas.
  • Ayudarlo a diferenciar el día de la noche
  • Evita estímulos durante la hora de dormir como TV, luces o actividades que lo aceleren
  • Establece una rutina; baño, leche y cuento o canción
  • Haz algún masaje con cremas o esencias que no dañen su piel.

No necesitas ninguna técnica agresiva o poco respetuosa para que tu hijo duerma. Algunos métodos pueden afectar su cerebro (en otra entrada hablaremos del tema). Es más sencillo comprender como funcionan los niños que intentar cambiarlos o adiestrarlos. Entiendo que la falta de sueño genera estrés en las madres, si necesitas leer algo relacionado al tema, te recomiendo a Rosa Jové y su libro “Dormir sin lagrimas”

Nuestros hijos crecen rapidísimo, que los primeros años no se te vayan en la batalla del sueño. 

 

 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

2 Comments

  1. Me encanta leer lo que escribes. GraciaS

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *