Cosas que no deberías hacer en un grupo de maternidad

Me gustan los grupos de maternidad, esas tribus digitales de las que ya mucho se habla. Hay algunos donde se respira armonía y solidaridad, en otros no tanto. Me he dado cuenta que entre más grande el grupo, hay más debates y disputas. Algunas cosas que veo en esos grupos, llaman mucho mi atención y me pregunto; ¿Por qué? ¿Por qué tenemos que ver o leer esto? ¿Ya perdimos el sentido de lo que es privado y público? 

Hay dudas que podemos solucionar antes de postear en un grupo. Entiendo que una madre primeriza tenga miles de preguntas, pero creo que sí es posible hacer un uso consciente de estas plataformas.  Algunas publicaciones son realmente innecesarias, por ejemplo; 

¿Qué ven, es positiva o negativa?

En algunas ocasiones la segunda raya es muy tenue, pero está, y no hay duda de que es positiva. Otras veces es tan obvia que se necesita ser ciego para no darse cuenta que están embarazadísimas. Creo que en la euforia de un positivo nos dan ganas de gritarlo al mundo y es válido pero preguntar lo que es tan obvio, ¿Para qué? 

La foto del pañal con popó

Estás muy tranquila recorriendo tu timeline y ¡Oh sopresa! Aparece la grotesca foto de una popó, puede ser en diferentes tonalidades, hace unos días vi una verde. ¿Así como lo cuento es desagradable? ¡Imagínate ver la foto! Sabemos que ver los desechos de nuestros hijos es algo común y natural, pero ¡Las de nuestros hijos, no la de otros! Y encima acompañan la foto con; ¿Creen que algo le hizo daño? Por favor, llama al pediatra. Hay muchas madres que no disfrutamos ver eso en una foto de nuestras redes sociales.

La rozaduras

Debe ser terrible ver el trasero de tu hijo rozado, si a mí me duelen los ojos cuando veo esas fotos, no me imagino lo mal que la está pasando ese pequeñito y la angustia de la madre, pero créeme que el remedio de la maicena que te van a recomendar varias en el grupo, no es lo mejor. Lo más importante, ¿Por qué exponer las partes privadas de tu hijo en las redes? Cuando subes una foto pierdes por completo el control de ella, en algunos grupos han tenido que prohibir estas fotos, aún así siguen apareciendo. 

Las infidelidades e intimidades

He leído desde la mamá infiel,  el esposo infiel y la vida sexual de varias. ¡No, no me espanta! Pero creo que hay temas que deben ser íntimos y se resuelve en casa. Hay situaciones que no debemos confiar a miles de desconocidas. Como bien dicen: los trapos sucios se lavan en casa.

El muro del grupo como muro personal

Hay algunas integrantes que usan el muro del grupo para contarnos ¡Toooodo! Sabemos qué hicieron de comer, qué están haciendo en ese momento, la última travesura del día, que comprarán. Abusan y nos cuentan su día a día. Para eso tenemos nuestro muro, dónde la mayoría son tus amigos y seguro disfrutarán que compartas tu rutina.

La que no conoce Google

Como ya comenté, las madres somos un manojo de nervios y dudas pero los grupos no son buscadores, para eso existe Google, es más hay una pequeña lupa dentro del mismo grupo, es la opción de búsqueda ¡Voalá, úsala! Algunas pretenden encontrar la respuesta a su vida en un grupo. Hay cosas que se resuelven de forma muy simple cuando lo tecleas en internet.

La que no llama al pediatra

Después de googlear, llama al pediatra. En los grupos no son médicos, tenemos nuestra propia experiencia como madres pero buscar ahí diagnósticos puede ser sumamente arriesgado, lo aprendí a la mala, como dicen por ahí. Cuando mi hija estaba más pequeña pregunte por algo y me la diagnosticarón con autismo, asperger y otros padecimientos más. Así aprendí que nada relacionado a la salud de mi hija debía ser cuestionado en un grupo de maternidad. 

La que busca atención extrema

Postea fotos de su vida, su cuerpo, su alimentación, el lunch perfecto de sus hijos y los acompaña con el mensaje; si yo puedo, ustedes también. La verdad que estos posts me divierten, el efecto que tienen en un grupo de miles de mujeres y madres, es realmente inesperado. Para mi el diagnostico es búsqueda de aprobación y atención aguda.¡Ups!

Ya sé, todos tenemos derecho a postear lo que nos dé la gana en Facebook, siempre lo he dicho. Pero no sabemos quién está del otro lado del teclado. Últimamente me he topado con situaciones que me hacen dudar de postear algo en un grupo; las que toman screen shot y se lo mandan a la suegra, a la amiga, al esposo y terminan metiéndote en un chisme; identidades dudosas cuando no hay un buen filtro en el grupo (estoy en algunos donde se hace un filtro excelente vía inbox); estafas o robos; donaciones a causas falsas, entre otras. 

No tengo nada en contra de los grupos, algunos los leo (unos más que otros), a veces comento pero eso sí, aprendí a no postear porque si lo haces; te arriesgas a recibir todo tipo de respuestas, prefiero googlear, contarle a mis amigas y llamar al pediatra. Hay muchos grupos de maternidad, uno hecho a tu medida y en algunos se respira un clima de solidaridad, amor y empatía. Hasta que se habla de lactancia, colecho, salchichas del demonio, lunchs perfectos, etc…

La identidad de los grupos que inspiraron este post fue omitida (jaja) 

 

 

 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *