Cada quién educa cómo puede

Como parte de esta serie de “12 formas para justificar los golpes” hoy toca el turno a; Cada quién educa cómo puede”

Golpear es el recurso más simple al que puedes recurrir como madre. Puede funcionar a muy corto plazo; tu hijo sentirá miedo y dejará de hacer lo que tanto te molesta. Es la solución más fácil, no requiere de tiempo, ni inteligencia emocional.

Cuándo le pegas a tu hijo, ¿qué herramienta le estás dando para la vida? Lamento decirte que ninguna. Todo lo que nuestros hijos aprendan durante su crianza serán habilidades para el futuro, en nosotras está decidir qué tipo de armas les daremos para su etapa adulta y créeme que al golpearlo no estás proveyendo de nada positivo. Los padres que les pegan a sus hijos lo hacen porque pueden, esto representa un abuso de autoridad y daña la confianza que su hijo deposita en ellos y el amor que desinteresadamente los hijos dan a sus cuidadores.

“Si el niño tiene miedo en el seno de la familia, la posibilidad de que sea expuesto a violencia fuera de esta es más alta”, sostiene la Unicef. 

Los golpes no son una forma de crianza; decidir por su alimentación, usar carriola, cuna, etc sí son decisiones auténticas de esta. Los golpes es abusar del cuerpo de otro, no podemos trasgredir a los niños bajo la creencia de que son nuestros. En la actualidad hay mucha información, talleres, escuelas para padres que nos pueden dar guía, por supuesto, todo esto requiere de constancia y consistencia.

Nashieli Ramírez, especialista en crianza asegura que;

“Se puede educar de otra manera. Cuando nuestra única alternativa es el castigo físico, renunciamos a educar y a poner límites con congruencia.”

Para criar sin violencia es necesario primero, disposición por parte del cuidador para aprender, conocer e investigar otros recursos y lo más importante; buscar atención, acompañamiento, redes de apoyo y contención para los padres.

Dos recursos para educar libre de violencia:

  • Terapia personal
  • Disciplina Positiva
Fuentes:  http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/05/04/1090507

Aquí puedes leer las demás frases

Una nalgada no es un golpe y no es violencia 

Todos los niños son diferentes y algunos necesitan de una nalgada 

 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *