¡A bañar sin estrés ni lagrimas!

Cuando nació mi hija uno de mis momentos de estrés era el baño, muy pocas veces me anime a bañarla sola, por lo regular esperaba a papá y en realidad aunque estuviera papá yo la bañaba, él se encargaba de pasarme una a una las cosas pero  hecho de que estuviera ahí me daba seguridad para poder hacerlo.

Se dice que no es necesario que los bañemos diario y tiene lógica, ¿De qué podría ensuciarse un pequeñito de esa edad?. Aun así para algunas es una costumbre que lo hagamos diario con la intención de que el bebé se relaje y establecer una rutina con el tiempo. Definitivo para nosotros el baño es relajante pero para algunos bebés no lo es, evalúa esa situación y considera si tu bebé en realidad lo necesita. Si consideras que no lo necesita, es suficiente con asearlo con una esponja húmeda procurando limpiar muy bien sus genitales y el cordón umbilical( únicamente con agua)

adorable-20374_1920

El baño en la tina

Preparativos:

  • Llena la tina con la temperatura aproximada a 23º C
  • Acerca lo indispensable; toalla, shampoo y jabón para bebé, cambio de ropa, pañal, un recipiente para el agua y alguna cobija

El baño:

  • Envuelve al bebé desnudo en una cobijita para que no pase frio, que regule su temperatura es algo que hará su cuerpo poco a poco
  • Yo empezaba por la cabeza, lavando su cabellito y con la mano húmeda (no eches agua en su cara) limpiaba su rostro
  • Seca su cabecita, cabello y cara
  • Descubre su cuerpo e introduce en la tina
  • Pon un poco de jabón en una esponja suave, pásala por su cuerpo con delicadeza y enjuaga
  • Voltéalo, procura que en tu ante brazo quede la mayor parte de su cuerpo y que su cara no quede cerca del agua, cerciórate de esto varias veces durante el baño
  • Lava muy bien su cuellito a veces quedan residuos de leche y siendo un pliegue después puede oler mal
  • Enjabona de nuevo la esponja, limpia y enjuaga desde su espalda hasta los pies
  • Envuélvelo en una toalla seca y empieza a vestirlo, yo regularmente empezaba por el body o pañalero para que no pasará frío y después ponía el pañal.

Te interesa: 5 sesiones de fotos para tu  maternidad 

Me gustaba usar una base antiderrapante dentro de la tina, aunque no la dejará ahí era un soporte para mis brazos. A medida que van creciendo pueden apoyarse ellos ahí, aun así jamás debemos confiarnos al cien de esas bases.

Bañarse en regadera es a juicio de cada familia, nosotros pasamos de la tina a la regadera en el tercer o cuarto mes. La regadera es más práctica y más rápida.

baby-179750_1920

Si estás considerando empezar a usarla te aconsejo que,

  • Pongas en la superficie un tapete antiderrapante
  • Entres con playera, el contacto piel con piel, el jabón, el shampoo hace resbaloso nuestro cuerpo, una playera te ayudará para mantenerlo firme y que no se te caiga.

Por lo regular y hasta la fecha seguimos teniendo esta rutina en familia, algunos días papá la baña, otros días lo hago yo. En ocasiones llenamos la tina y si se hizo muy tarde lo hacemos en la regadera. El que no la baña es quién la recibe y cambia, esto funciona en cualquiera de los casos y hace que todos se involucren.

Te interesa: ¿Qué llevar en la pañalera?

A la fecha el baño ya es parte de nuestra rutina y a sus tres años no se escapa de el, a veces se baña renegando y no muy convencida, otros días se entusiasma. Me funciona para convencerla avisarle los tiempos; “en 20 minutos nos vamos a bañar y después cenamos” ponemos un cronometro que suena pasando los 20 minutos y entra a la regadera sin problemas. A veces tenemos que negociar; “ok primero cenamos y luego nos bañamos” esto con el objetivo que asocie el baño como una práctica saludable y no un martirio. Siempre acompañamos el baño de juguetes, juegos y canciones, siempre y no falla.

Es importante inculcarles el hábito y la importancia de la higiene y si es de una forma segura y divertida, mucho mejor.

 

 

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *