12 estrategias que necesitas conocer, para ayudar a fortalecer el sistema inmune de tus hijos

Realidad o Ficción: Inmunidad en bebés y niños

  1. Realidad: Puedes fortalecer la inmunidad de tu bebé desde antes
    de nacer
    La inmunidad, salud y alimentación de una mujer embarazada tienen un
    impacto directo sobre la salud e inmunidad de su bebé en desarrollo. Para
    apoyar su salud inmune, las mamás deben priorizar cuidarse mucho,
    incluyendo una dieta balanceada rica en frutas, vegetales, ejercicio, reducción
    del estrés, mucho descanso y garantizar la ingesta de nutrimentos especiales
    durante el periodo de embarazo como ácido fólico, ácidos grasos omega 3 y
    vitamina D.
  2. Ficción: El intestino está separado del sistema inmune
    Aproximadamente 70 por ciento del sistema inmune se encuentra en nuestro
    tracto gastrointestinal, donde hay trillones de organismos microscópicos
    (probióticos). El balance de las bacterias buenas en nuestro intestino es un
    componente muy importante en la inmunidad de todo nuestro cuerpo.
  3. Realidad: Contacto piel con piel ayuda a la inmunidad del bebé
    También conocida como el “método canguro,» el contacto piel con piel con
    mamá y papá, especialmente en los primeros días después de nacer, ayuda a
    transferir diversos microbios para mejorar la inmunidad del recién nacido.
  1. Realidad: Los probióticos pasan de la mamá al bebé
    La leche materna contiene probióticos que son transferidos al bebé durante la
    lactancia. Alimentos ricos en probióticos como el yogurt, el kéfir o
    suplementos específicos, también pueden ayudar a fortalecer el sistema
    inmune de la mamá durante el embarazo, para apoyar también el del bebé.
  2. Realidad: La leche materna contiene nutrientes especializados
    para impulsar la inmunidad del bebé
    La leche que la mamá produce inmediatamente después de dar a luz se llama
    calostro y contiene anticuerpos que fortalecen la inmunidad para proteger al
    bebé en sus primeros meses de vida. La leche materna también es rica en
    oligosacáridos de la leche humana (HMO). Los HMO son prebióticos
    especiales que ayudan, entre otras cosas, a alimentar a las bacterias buenas en
    el intestino para apoyar la salud gastrointestinal y el desarrollo del sistema
    inmune. Existen fórmulas infantiles, para niños mayores de 1 año, que
    contienen el prebiótico HMO.
  3. Ficción: Los papas deben minimizar las salidas de la casa del
    bebé, en los primeros 6 meses de vida
    Aunque los bebés son más susceptibles a infecciones serias en sus primeros
    seis meses, no necesitan vivir dentro de una burbuja. Sin embargo, durante
    una pandemia, los padres deben referirse a las guías emitidas por las
    instituciones públicas de salud y seguir las recomendaciones para proteger a
    sus hijos. Y como siempre, deben pedirle a las visitas que laven sus manos o
    usen sanitizante antes de cargar o jugar con tu hijo.
  4. Realidad: Tener mascotas es beneficioso para el sistema inmune
    Para la mayoría de los niños pequeños, las nuevas experiencias e interacciones
    son oportunidades para desarrollar anticuerpos y fortalecer su sistema
    inmune. Estudios hasta han demostrado que una interacción segura con
    mascotas puede impactar en la composición y diversidad de los microbios en
    el intestino de los niños, y puede ayudar a prevenir que sufran de asma.
  5. Ficción: Dormir no es importante para el sistema inmune
    Un descanso completo durante la noche logrará maravillas para tu bienestar
    del día siguiente. Pero que tus hijos obtengan la cantidad correcta de horas de
  1. Realidad: A los 3 años se estabiliza el sistema inmune de los
    niños
    El primer año de vida es una ventana crítica para el desarrollo inmune – a los
    tres años el sistema está ya más maduro. Sin embargo, es importante recordar
    que, incluso después del tercer cumpleaños de tu hijo, nuevas comidas,
    enfermedades y por supuesto antibióticos, pueden afectar la salud de las
    bacterias intestinales y su sistema inmune.
  2. Realidad: La nutrición infantil puede nutrir un sistema inmune
    en desarrollo
    Incluso después de la lactancia materna o alimentación con fórmula infantil
    haya culminado, la nutrición y la inmunidad están completamente
    relacionadas. Cuando tu bebé empieza la alimentación complementaria y a
    probar comida sólida, ofrécele alimentos integrales y purés, incluyendo frutas,
    vegetales y granos. Estos son ricos en prebióticos, que ayudan a los probióticos
    a fortalecer el sistema inmune de los niños a través del intestino.
  3. Ficción: El ejercicio No afecta el sistema inmune de los niños
    Investigaciones han demostrado que el ejercicio puede lograr diversificar los
    microbios del intestino para fortalecer el sistema inmune. Motiva a tus hijos
    para que jueguen activamente en la casa, en el jardín o en el parque.
  4. Realidad: Lavar las manos puede prevenir enfermedades
    Lavar las manos regularmente y enseñarles hábitos de higiene puede ayudar a
    prevenir la propagación de enfermedades comunes. Según el Centro para el
    Control de Enfermedades en los Estados Unidos, lavarse las manos con jabón
    podría proteger a 1 de cada 3 niños pequeños que se enferman con diarrea y
    casi 1 de cada 5 niños que contraen enfermedades respiratorias como la neumonía.

Información proporcionada y patrocinada por Abbott, Similac 3.

Author: Paola

Soy Paola Acuña, escribir acerca de mi maternidad se ha convertido en mi pasión. Me permite acercarme a otras madres y acompañarnos en este hermoso camino que sí bien no es fácil ha sido único. Soy madre de Alondra que actualmente tiene 21 meses de edad, ella ha logrado una transformación increíble en mi vida, ser su mamá es un privilegio pues de ella he aprendido mucho. Hemos crecido, llorado, jugado y aprendido juntas.

Share This Post On

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *